La silla de Heráclito

Publicado por el Nov 10, 2012

Compartir

 

Buitres 13102012 065.jpg

    Nadie se baña dos veces en el mismo río…
    –Salvo los pobres –añadió el poeta social.
    Pocas cosas más tristes que un río en otoño.
    En su soneto a la muerte del duque de Osuna, Quevedo lió con sólo nombres de ríos un endecasílabo para encauzar el llanto de Europa ante tamaña desgracia.
    El río que nos trae y el río que nos lleva.
    –Tiré tu pañuelo al río para mirarlo cómo se hundía / era el último recuerdo de tu cariño que yo tenía / se fue yendo despacito como tu amor, pero el río olvida… -canturrea, tristísimo, Iglesias.
    De perdidos, al río.
    Uno, que tiene visto un suicidio en el río, se queda “in albis” ante la visión de una silla de terraza veraniega tirada en el Vena, afluente del Arlanzón, en el corazón de Burgos, por cuyas tierras iba el Cid, vestido de hierro, con “los sus ojos fuertemente llorando”.
    ¿Cayó sola la silla o iba con persona (Ángel Cristo, Morante…) que la corriente se ha llevado?
    Las dos inundaciones históricas de Burgos sucedieron por el desbordamiento del Vena, y también pudiera ser que esa silla fuera la silla de juez de pista del vigilante de las riadas, que ha de ser hombre de vista con ojo de ánade, para ver venir el río, y voz con boca de rana, para dar el grito de alarma.
    La intriga me lleva a desear que fuera la silla del propio Heráclito, el griego que pensó que el alma seca es la más sabia y la mejor.

 

Compartir

ABC.es

Una pluma te sentencia © DIARIO ABC, S.L. 2012

La vida al paso (A los cincuenta años. La vida se va quedando atrás como el paisaje que se contempla desde la plataforma de un coche de ferrocarril en marcha, paisaje del cual va uno saliendo... Más sobre «Una pluma te sentencia»

Etiquetas
Calendario de entradas
septiembre 2017
M T W T F S S
« Dec    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930