La reja y los gatos

Publicado por el Apr 2, 2013

Compartir

Gatos herraje bis

Hay días que tengo mono de Azorín como se tienen ganas de chocolate.
Azorín, de quien es un vivo retrato el abuelo centenario de Enrique Ponce, viene a ser la merienda de pan y chocolate de nuestra infancia literaria, antes de descubrir la relojería de las oraciones subordinadas.
Hoy veo a Azorín chapoteando en un lecho de algas.
–Cada vez que pisaba yo las algas, en la huella dejada se producía leve fosforescencia.
Dos fenómenos observó Azorín en su vida que nunca volvió a ver: aquella luminosidad de las algas oprimidas y otro se lo deparó las caricias de un gato.
–Al pasar y repasar, casi en lo oscuro, la mano por el cerro de un hermoso gato, de pelo luciente, vi con sorpresa que de la brillante piel brotaban chispas.
Dos luces únicas: la luz de las algas y la luz del gato.
Vengo de ver a dos gatos que, acosados por un perro humorista, se han encaramado a una reja (“Niña asómate a la reja que te tengo que decir / Que te tengo que decir un recaito a la oreja”), colocándose del revés, félidos sobre cánido, en la pirámide alimentaria, mientras Azorín hace observación del arte del hierro forjado.
El rejero español, acostumbraba repetir Azorín, ha sido un maestro incomparable.
Azorín fue un fetichista de las rejas (conozco a taurinos que hoy van a Las Ventas sólo por la forja), y después de pasar la mano voluptuosamente por el lomo de los gatos iba a pasar la mano voluptuosamente por los barrotes forjados.
Voy a tener que frecuentar más a Azorín.

Compartir

ABC.es

Una pluma te sentencia © DIARIO ABC, S.L. 2013

La vida al paso (A los cincuenta años. La vida se va quedando atrás como el paisaje que se contempla desde la plataforma de un coche de ferrocarril en marcha, paisaje del cual va uno saliendo... Más sobre «Una pluma te sentencia»

Etiquetas
Calendario de entradas
septiembre 2017
M T W T F S S
« Dec    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930