La posesión bávara

Publicado por el Apr 24, 2014

Compartir

blog bayern Munich 006

La primera decepción fue la hinchada alemana en Madrid, tan lejos del “furor teutonicus” históricamente acreditado. De los alemanes se decía (lo decía Curzio Malaparte) que no tenían ningún miedo del hombre fuerte, del hombre armado que se les enfrenta y les resiste con arrojo:
El alemán tiene miedo de los seres desarmados, de los débiles, de los enfermos…
O sea, no de Cristiano Ronaldo, sino de Coentrao, que un día fue pillado con un cigarro en la mano, y de Benzemá, cuya melancolía saca de quicio al piperío del Bernabéu.
Por las calles madrileñas, los seguidores del Bayern se comportaron como las llamadas “ursulinas” por el pueblo, que no sabe que fueron las monjas que en el XVII coparon los casos de posesión, con gran ruido en toda Europa.
La posesión ursulina del Bayern de Munich, que tiene frito a Beckembauer.
¡Bávaros ebrios de posesión!
Das una orden, la que sea, y se quedan absortos un buen rato a ver si les entra, como si se tratara de un problema de geometría, hasta que al fin te comprenden. Pero si das una orden, suponiendo que la hubieran entendido, ojo con dar otra: antes de que entiendan la segunda pasa mucho más tiempo, ya que siempre recaen en la primera.
Es como ve a los bávaros Montesquieu (Viajes por Europa, 1728-1732), y a lo mejor así se explica su repentina pasión por el tiquitaca.

Compartir

ABC.es

Una pluma te sentencia © DIARIO ABC, S.L. 2014

La vida al paso (A los cincuenta años. La vida se va quedando atrás como el paisaje que se contempla desde la plataforma de un coche de ferrocarril en marcha, paisaje del cual va uno saliendo... Más sobre «Una pluma te sentencia»

Etiquetas
Calendario de entradas
septiembre 2017
M T W T F S S
« Dec    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930