La piragua del señor cura

Publicado por el ago 9, 2014

Compartir

blog piraguas2

Cuando lo peor de España blande la tea contra un pobre fraile misionero repatriado del África con la media lagartijera del ébola en todo lo alto (“¿a quién se le ocurre ser fraile habiendo epidemia en Madrid?”), me ha llenado de paz y de contento mañaneros ver a un cura preconciliar atento al descenso de las piraguas del Sella ante el televisor de un céntrico bar de Villaviciosa, que tiene rango de arciprestazgo, con un cuenco de café con leche en la mesa.
Dice, y dice bien, Mónica Fernández-Aceytuno que los virus (habla del ébola) nos llevan a un lugar que no es el de la muerte, sino el de antes de la vida, de antes de todo: el blanquísimo umbral de cuando nada estaba escrito.
A mí la estampa de este señor cura de Villaviciosa, más chulo (o más majo) que un Juan Ruiz con su café con leche, me ha llevado, en lo que dura en el gargüero un culín de sidra, a la Hita de Don Melón y Doña Endrina: el fabuloso logos (por decirlo como los cormoranes de biblioteca) de cuando (casi) todo estaba escrito.

Compartir

ABC.es

Una pluma te sentencia © DIARIO ABC, S.L. 2014

La vida al paso (A los cincuenta años. La vida se va quedando atrás como el paisaje que se contempla desde la plataforma de un coche de ferrocarril en marcha, paisaje del cual va uno saliendo... Más sobre «Una pluma te sentencia»

Etiquetas
Calendario de entradas
marzo 2017
L M X J V S D
« dic    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031