La navaja de Occam

Publicado por el jul 19, 2011

Compartir

hambre.jpg

Lejos de la sentimentalidad farragosa del pordioseo (que si hijos, que si trabajo, que si enfermedad…), este hombre se plantó en la calle de Serrano con un cartel pasado por la navaja de Occam: “Tengo hambre”.
    Y hay que decir que los serranillos, al llegar al cartel, daban un respingo como de estar ante un cable de la luz pelado.
    –Lo que va de un griego a un romano es lo que va del apetito al hambre –le dice a Ruano un genial Manuel Augusto García Viñolas.
    Viñolas cree que la aparición del cristianismo es el resultado de una ecuación que plantea la horizontalidad de Roma y la verticalidad de Grecia: una ecuación que resuelve en la cruz la horizontalidad de la verticalidad. Dar a Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César
    Cuando un hombre como el de la calle de Serrano recurre a la navaja de Occam para cortar el hambre es porque le sobra la navaja de Albacete para cortar el pan.
    Estamos en el país de la picaresca, que es la epopeya de todas las hambres.
    Contra el hambre en general, el pícaro Rubalcaba propone volver al socialismo del diecinueve, y la superioridad moral de estos socialistas decimonónicos lo hace a uno meterse debajo de la cama, por más que mi psicólogo me tenga dicho: “No se deje amilanar. Usted, con sus modestos impuestos, hace más contra el hambre que todos ellos juntos. Mas eso, sí: luego, por su cuenta, si da algo con la derecha, que no se entere la izquierda, porque… se lo quita.”
    Menos es más.

Compartir

ABC.es

Una pluma te sentencia © DIARIO ABC, S.L. 2011

La vida al paso (A los cincuenta años. La vida se va quedando atrás como el paisaje que se contempla desde la plataforma de un coche de ferrocarril en marcha, paisaje del cual va uno saliendo... Más sobre «Una pluma te sentencia»

Etiquetas
Calendario de entradas
abril 2017
L M X J V S D
« dic    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930