La “mascletá” sindical

Publicado por el jul 11, 2012

Compartir

petardos.jpg

    Lo único nuevo en la kermese minera de Madrid ha sido la mascletá sindical, esa cosa de niño trasto y valenciano con cara de Cipriá Ciscar (¡don Ciprià Jesús Císcar i Casabàn!) echando castañas al brasero para asustar a la vieja que tenía el sindicalista de los petardos, ¡pum! ¡pum!, avanzando por la Castellana en revival de Desfile de la Victoria, de cinco en fondo la vanguardia obrera, que de ahí el coheterío, mientras los talochas no sindicados cargaban con el Portland para alicatar un baño en la Milla de Oro, con la Revolución, que es ahora una falla valenciana, a tiro de piedra, aunque lo que tiran son petardos (hasta aquí huele la pólvora) que levantan en vuelo las faldas de tablas de las niñas de Serrano, ajenas a la idea que fuera se tiene de Madrid, un lugar al que hay que ir a meter ruido, y por eso el de los petardos, dinamitero de la mina sindical en el teatrillo chino de Tocho y Méndez, que miran a su Cascorro, el de la lata de los petardos, con baba de primeros padres, ¡otro, Cascorro!, ¡otro!, y el tío… pim pam, con su nube de humo o sopa primordial de la lucha de clases, acción directa sobre la masa, por cuya oreja pasa mejor un petardo que los pareados a lo Otero, y hay más oteros que funcionarios, oteros que vienen a traernos, no “el cerezo herido”, sino la arenga y el petardo.

Compartir

ABC.es

Una pluma te sentencia © DIARIO ABC, S.L. 2012

La vida al paso (A los cincuenta años. La vida se va quedando atrás como el paisaje que se contempla desde la plataforma de un coche de ferrocarril en marcha, paisaje del cual va uno saliendo... Más sobre «Una pluma te sentencia»

Etiquetas
Calendario de entradas
abril 2017
L M X J V S D
« dic    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930