La bicha y el jabalí

Publicado por el Apr 7, 2014

Compartir

bicha

En un bar del Mercado de la Paz, que sirve probablemente la mejor tortilla española de Madrid, presiden el comedor una cabeza de jabalí sobre un cuadro de la Bicha de Balazote.
Mire, Pemán –dijo un día Franco al director de la Real Academia Española por él destituido–. Si no fuera por l caza o por la pesca, que le devuelven a uno a la naturaleza, yo no podría resistir todo esto.
(Y se refería a la tabarra de las visitas.)
Hoy, en Madrid, cazar y pescar sólo es posible en el Mercado de la Paz (zorzales, perdices bravas, merluzas coruñesas, cangrejos de río autóctonos), donde, una vez lleno el morral, el cazador-pescador toma asiento ante las dos figuras totémicas de la raza: la bicha y el jabalí.
La Bicha viene de Albacete, como Dámaso González, y nos recuerda que iberos somos y en iberos nos convertiremos, porque, después de todo, ¿qué es un ibero?
El ibero de cabeza alargada, instalado aproximadamente a lo largo del valle del Ebro y de la costa de Levante… –decía Madariaga en su “España”.
La socialdemocracia destinó muchas horas de TV a convencernos de que Albacete era un simple ventisquero puesto ahí por Dios para, cada año, en la Vuelta a España, sorprender a todos los equipos ciclistas menos al de la Once de Manolo Saiz, que ponía patas arriba la carrera con sus famosos abanicos.
Ahora me hace ilusión descubrir que, al cabo, lo que queda de Albacete en los comedores populares no es el póster de Manolo Saiz, sino un retrato de la Bicha de Balazote, absurda como un zapato impar (¿cuántos pies tenía un ibero?), y el recuerdo de la faena de Dámaso González, en las tablas y con el corbatín desmadejado, al toro de Alonso Moreno.
Y el jabalí, claro.
Creedme: no se pasea menos Minerva que Diana por entre las colinas –escribe Plinio el Joven en carta a su amigo para contarle su cacería en los montes de Toscana, a la que acudió con su estilete y sus tabletas, seguro de que volvería “con las manos vacías de jabalíes, pero con la cera llena de pensamientos”.

Compartir

ABC.es

Una pluma te sentencia © DIARIO ABC, S.L. 2014

La vida al paso (A los cincuenta años. La vida se va quedando atrás como el paisaje que se contempla desde la plataforma de un coche de ferrocarril en marcha, paisaje del cual va uno saliendo... Más sobre «Una pluma te sentencia»

Etiquetas
Calendario de entradas
agosto 2017
M T W T F S S
« Dec    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031