Gateras del corazón

Publicado por el jul 18, 2014

Compartir

blogpaso

Hoy ya sólo los canes se escapan por amor.
Lo hacen en ese paseíto nocturno, que es el primero del día cuando hace este calor.
Salen, se desperezan, olfatean como a lo lejos y de pronto, con aquel gesto de Pino Donaggio, parecen cantar:
Y una música dulce el mar me traía
Me cuentan que en el cortejo, mientras los grandes se pelean, los pequeños, no menos engorilados, consuman su amor.
¿No venció por una palabra el narigudo Cyrano al bello y estúpido Cristián?
Los grandes amores entran por la palabra, que en los canes es por debajo de la valla, y por poder decir esa palabra, que muchas veces es la última, se escapan a la chita callando después de cenar.
Lo hacen por la puerta entreabierta, y si está cerrada, por debajo de la valla, venga a escarbar.
Los grandes amores, como los grandes boxeadores, aparecen una vez cada diez años –le dice Sonny (Chazz Palminteri) a Calogero en “Una historia del Bronx”.
El romanticismo nos acostumbró al amor imposible (más bello y menos comprometido), pero el mascotismo no nos acostumbra a estos devaneos nocturnos de quien estando naturalmente obligado a acompañarnos nos abandona por una perrona que yace dormida en el bosque a la espera de un beso de enamorado que la despierte.

Compartir

ABC.es

Una pluma te sentencia © DIARIO ABC, S.L. 2014

La vida al paso (A los cincuenta años. La vida se va quedando atrás como el paisaje que se contempla desde la plataforma de un coche de ferrocarril en marcha, paisaje del cual va uno saliendo... Más sobre «Una pluma te sentencia»

Etiquetas
Calendario de entradas
abril 2017
L M X J V S D
« dic    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930