El verdadero festín de Esopo

Publicado por el Oct 1, 2013

Compartir

pitrakosen

En Andalucía los llaman “pitracos” y los echan de comida a sus mistolobos, que luego ladran como gallos.
Yo siempre los tomé por manjar del verdadero festín de Esopo, a quien tampoco imagino ojeando a Lévi-Strauss.
Esopo fue un esclavo contrahecho a quien su amo, que tenía que dar un festín, envió al mercado por las mejores cosas y volvió a casa sólo con lenguas. Cuando le preguntaron por qué, soltó un discurso forense sobre la bondad de las lenguas como instrumentos de paz. El amo, amoscado, lo envió al día siguiente al mercado por las peores cosas, y el esclavo volvió a casa sólo con lenguas. Cuando le preguntaron por qué, soltó un discurso forense sobre la maldad de las lenguas como instrumentos de guerra.
Esopo, que era siervo de ricos, había nacido para abogado de pobres, que son los que, por simple “postureo”, desprecian los pitracos: patas, crestas, alas, lenguas…
En un chino verdadero (sólo conozco ése) que hay en la madrileña calle de Hermosilla sirven unas patas de pollo aderezadas con vinagreta que harían tamborilear con los palillos al mismísimo Confucio.
Esopo, pues, existe, y vive rn Madrid disfrazado de chino del flanín.
Los chinos, que son viejos y sabios, nos entretienen con el flanín mientras ellos se comen nuestros pitracos: plato de patas de pollo, plato de crestas de gallo y plato de lenguas de pato. Todo cuanto, sin discursos, hubiera dejado ahíto a Janto, el pobre amo de Esopo, cuyas fábulas no valen, porque no lo explican, el olor de un pitu de caleya bien guisado.

Compartir

ABC.es

Una pluma te sentencia © DIARIO ABC, S.L. 2013

La vida al paso (A los cincuenta años. La vida se va quedando atrás como el paisaje que se contempla desde la plataforma de un coche de ferrocarril en marcha, paisaje del cual va uno saliendo... Más sobre «Una pluma te sentencia»

Etiquetas
Calendario de entradas
agosto 2017
M T W T F S S
« Dec    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031