El tiempo cogido por el cogote

Publicado por el jun 4, 2014

Compartir

Blog parquímetro

Hacia el año 300 dC., Eusebio de Cesarea declaró que Dios había creado el universo y había dado cuerda al tiempo y luego lo había puesto en marcha 5.198 años antes de la Encarnación.
El tiempo, pues, fue un don de Dios hasta que el Ayuntamiento de Madrid decidió tasarlo para cobrárnoslo valiéndose de una máquina tragaperras que llamó parquímetro. Durante años, “morlocks” municipales instalaron parquímetros en cada metro cuadrado de la ciudad para extraer las monedas de los bolsillos del automovilista, esa gallina madrileña de los huevos de oro que Samaniego fabuló así:
Érase una gallina que ponía
un huevo de oro al dueño cada día.
Aun con tanta ganancia mal contento,
quiso el rico avariento
descubrir de una vez la mina de oro,
y hallar en menos tiempo más tesoro.
Matola, abriola el vientre de contado;
pero, después de haberla registrado,
¿qué sucedió? que muerta la gallina,
perdió su huevo de oro y no halló la mina.
El Ayuntamiento lleva casi cuatro años ahorrando para poder darse ahora el lujo chino de renovar las tragaperras de sus parquímetros (el anclaje del nuevo es protegido con un cono), cuyos beneficios financiarán esos puestos de bicicletas automáticos que se han instalado para hacer aún más hostil al paseante cada rincón de la capital.
Es el triunfo de la cuantificación municipal.
Con ella, Ana Botella coge al tiempo, aparta sus preciosos rizos y lo sujeta por el cogote.

Compartir

ABC.es

Una pluma te sentencia © DIARIO ABC, S.L. 2014

La vida al paso (A los cincuenta años. La vida se va quedando atrás como el paisaje que se contempla desde la plataforma de un coche de ferrocarril en marcha, paisaje del cual va uno saliendo... Más sobre «Una pluma te sentencia»

Etiquetas
Calendario de entradas
abril 2017
L M X J V S D
« dic    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930