El perro del Palace

Publicado por el jun 29, 2012

Compartir

perrone.jpg

    En los bajos del Palace, en la Carrera de San Jerónimo, desollaba esta tarde su galbana un chuchazo español, sin amo y sin techo. Algunas ventanas más arriba, dos pícaros sevillanos, González y Guerra, en una noche de hace exactamente treinta años, prometían la recuperación de Gibraltar.
    ¿De dónde sale ese perro?
    ¿Es el perro de Goya que viene del Prado, el perro de Saura que viene del Reina, el perro de Tita que viene del Thyssen o el “beagle” de Gallardón disfrazado de perro callejero para disimular que viene con un radar municipal en el pedo libre de su chaqueta?
    Manuel Halcón, un señorito partidario de los perros de piso, se peleó una vez en los periódicos con José Pla, un hombre del pueblo partidario de eliminarlos con bolas de estricnina.
    En su controversia, sostenía Halcón la teoría de que todos los espíritus que se proclaman amplios y comprensivos son tiránicos para las cosas de segundo orden.
    Y llevaba más razón que un santo.
    En lo de los espíritus amplios y en lo de los perros de piso.
    El perro de piso, venía a decir Halcón, es feliz en dos ocasiones: cuando sale y cuando vuelve.
    Salir es la libertad.
    Volver es la comodidad.
    El perro del Palace sólo conoce la libertad, pero como no ha leído el “Juan Salvador Gaviota” tampoco podemos estar seguros de que no la cambiaría, a la hora de la cena, por un poco de comodidad.
    El perro del Palace podría ser una aparición del perro Paco, aquel mantenido de la bohemia aristocrática y taurina que chuleó al trasnoche madrileño del diecinueve hasta que el estoque de un torero desairado en el ruedo por sus ladridos de reproche (el perro Paco afeaba a los toreros sus faenas malas) se lo llevó.
    De no ser por la hora y el calor, me hubiera gustado hacerle ver al perro del Palace que la vida perruna es una ruleta que lo mismo te lleva a las bolas de Pla que al piso de Halcón. Como los penaltis en la Eurocopa.

Compartir

ABC.es

Una pluma te sentencia © DIARIO ABC, S.L. 2012

La vida al paso (A los cincuenta años. La vida se va quedando atrás como el paisaje que se contempla desde la plataforma de un coche de ferrocarril en marcha, paisaje del cual va uno saliendo... Más sobre «Una pluma te sentencia»

Etiquetas
Calendario de entradas
marzo 2017
L M X J V S D
« dic    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031