El “hotel espontáneo”

Publicado por el Jul 22, 2014

Compartir

blog espontaneidad

Fue un hallazgo del perro, que pretendía señalar una “columna trajana” en una acera pija de Madrid.
El hotel espontáneo, irrepetible y único que impulsa el arte.
Ni que decir tiene que el mensaje está escrito en un español de nuestro tiempo, que es un español que puede significar cualquier cosa, y yo, de entrada, entendí que era un hotel para espontáneos de la feria de San Isidro.
Si en Madrid siempre tuvimos “el hotel de los toreros” (ya no, porque, entre la crisis de los pobres y la tacañería de los ricos, todos los toreros han acabado vistiéndose en recintos deportivos de propiedad municipal), ¿por qué no íbamos a tener “el hotel del espontáneo”?
Hasta que caí en la cuenta de que el espontáneo lo es porque no puede pagarse un hotel.
O sea, que esta espontaneidad hotelera tenía que ver más con las mónadas de Leibniz que con los maletillas a lo Manuel Benítez.
De las mónadas de Leibniz recuerdo que no tenían ventanas, cosa que, desde luego, no se puede decir de este coqueto hotel, y que, sin embargo, las más personales gozaban de enorme espontaneidad.
Cada mónada es un alma libre y campechana por la ley de la espontaneidad leibniziana, que vendría a ser una pasión interna motivada por el ansia de libertad externa, y esto, en fin, es todo lo que hay que saber hoy en Madrid para pernoctar.

Compartir

ABC.es

Una pluma te sentencia © DIARIO ABC, S.L. 2014

La vida al paso (A los cincuenta años. La vida se va quedando atrás como el paisaje que se contempla desde la plataforma de un coche de ferrocarril en marcha, paisaje del cual va uno saliendo... Más sobre «Una pluma te sentencia»

Etiquetas
Calendario de entradas
septiembre 2017
M T W T F S S
« Dec    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930