El hombre del saco

Publicado por el Dec 28, 2011

Compartir

patatines.jpg

    En Madrid, el saco del hombre del saco fue siempre un saco de patatas.
    La patata es el corazón del pobre: con ella late y por ella trabaja.
    En Alemania, cuna de todos los recortes, conoció Julio Camba una oficina gubernamental destinada a limpiar de palabras extranjeras el idioma alemán.
    –Así, por ejemplo, para encargar una tortilla, el alemán que anteriormente salía del paso encargando una “omelette”, tenía luego que encargar unos “gerrölterruhreirer” o “huevosrevueltosenformaderollo”.
    Pero lo que nunca solucionaron aquellos oficinistas fue el modo de llamar a las patatas fritas, pues en alemán, en efecto, no existe el verbo freír: existen verbos similares, como el verbo “backen” y el verbo “braten”, y el verbo “rösten”, pero para decir exactamente “patatas fritas” había que inventar nada menos que la siguiente palabra: “patatascortadasenrodajasyechadasenunasartendondehayamuchoaceitehirviendo”.
    Ese hombre que, de mañana, cargaba con los sacos de patatas en su barrio natural, el Barrio de las Letras, no sabía que sobre sus espaldas descansaba una forma imposible de la filología alemana y los sueños de todos los poetas del realismo social que hay en Madrid.
    Observación de la marquesa de Parabere sobre las patatas fritas:
    –Hay que tener muy presente la calidad de la patata. Se ha de escoger poco feculenta, dando la preferencia a la patata holandesa.

Compartir

Siguiente

ABC.es

Una pluma te sentencia © DIARIO ABC, S.L. 2011

La vida al paso (A los cincuenta años. La vida se va quedando atrás como el paisaje que se contempla desde la plataforma de un coche de ferrocarril en marcha, paisaje del cual va uno saliendo... Más sobre «Una pluma te sentencia»

Etiquetas
Calendario de entradas
julio 2017
M T W T F S S
« Dec    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31