El hombre del alcorque

Publicado por el sep 20, 2011

Compartir

alcorque 1.jpg

Se deja la vida cincelando escenas religiosas en un alcorque de la calle de Goya, frente al cabezón de Víctor Ochoa que mueve a la eterna discusión. ¿Qué es mejor, la estatua de un hombre grande hecha por un escultor pequeño o la estatua de un hombre pequeño hecha por un escultor grande?
    –Yo pinto contra los elementos, pero usando los elementos, como el viento y las termitas –ha dicho Barceló en San Sebastián, dejando con la boca abierta a los críticos de cine.
    Pero ¿qué sabrá Barceló de los elementos, si nunca ha pintado en un alcorque?
    Luchar contra los elementos es cultivar las artes plásticas en un alcorque de la calle de Goya, donde el viento y las termitas (ese trasiego de chancletas de las aceras madrileñas) podrían competir en furia con el viento y los toros de la Estafeta pamplonesa en una mañana de encierro.
    Yo no cambiaría el ensimismamiento creativo del hombre del alcorque por la ensaimada creativa de Barceló en Mali. Y tampoco cambiaría una Última Cena en madera de pino del hombre del alcorque por la “Big Spanish Dinner” de Barceló en el Reina, y menos sin saber si se ha recuperado su mejillón perdido, que era el nudo del cuadro.

Compartir

ABC.es

Una pluma te sentencia © DIARIO ABC, S.L. 2011

La vida al paso (A los cincuenta años. La vida se va quedando atrás como el paisaje que se contempla desde la plataforma de un coche de ferrocarril en marcha, paisaje del cual va uno saliendo... Más sobre «Una pluma te sentencia»

Etiquetas
Calendario de entradas
abril 2017
L M X J V S D
« dic    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930