El gato y la paloma

Publicado por el sep 10, 2014

Compartir

Blog paloma

Por culpa de Walt Disney, que bien podría haber nacido en Mojácar y llamarse José Guirao, como el capitán de la Casa Encendida, los niños suponen que las palomas son corderos, y los gatos, gilipollas.
Pero el gato es una criatura mefistofélica que si caza ratones es porque cree que hace daño al dueño.
Si el gato no tiene dueño, como este gato callejero que “corteja” a una paloma en la plaza de la Cultura de Morata de Tajuña, ha de cazar para procurarse el sustento: saltar sobre su presa y devorarla viva. Por partes, como Barbazul, que tampoco amaba a las mujeres.
“¿Amas a las palomas?”, pregunta Elena Poniatowska al pintor Juan Soriano en “La Jornada”, México, 21 de agosto de 1990.
No. Las palomas, si las ves de cerca, son perversas, malísimas, muy fieras, sensuales, combativas. Todas ésas son las virtudes del amor.
Que Ullán completa: “Recuérdese que, en lugar de paloma, Góngora escribe: ‘Ave lasciva de la Cynia Diosa’.” Lo hace en su “Relato prologal” a María Zambrano, la gran dama de los gatos.
(Gatos de María Zambrano, André Malraux –casi una liebre–, Lope de Vega, Julio Cortázar, Guillermo Cabrera Infante, Guillaume Apollinaire…)
O aquel gato blancuzco de Takuboku, adormilado sobre un sofá color cigala. O, en fin, el de Brassens, al que Margot le daba de mamar para envidia cochina de los mozos del pueblo, que maullaban a coro un lalalá de corte masseliano.

Compartir

Anterior

Siguiente

ABC.es

Una pluma te sentencia © DIARIO ABC, S.L. 2014

La vida al paso (A los cincuenta años. La vida se va quedando atrás como el paisaje que se contempla desde la plataforma de un coche de ferrocarril en marcha, paisaje del cual va uno saliendo... Más sobre «Una pluma te sentencia»

Etiquetas
Calendario de entradas
abril 2017
L M X J V S D
« dic    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930