El gallo de Sócrates (y la voluntad de los imbéciles)

Publicado por el may 7, 2012

Compartir

galloventas.jpg

    Ayer, en Las Ventas, para agasajar a Eduardo Gallo, muy venido a pollo en sus últimas actuaciones en Madrid, su claque en la grada del 5 le arrojó al ruedo un galló encastado con el que luego los toreros hubieron de bregar muy a su pesar.
    Dos claques de Salamanca se trajo Gallo a Madrid: la de la barrera del 7, muy rafaelfarinada (de Rafael Farina), y la de la grada del 5, gallista hasta el sacrificio de ese hermoso gallo de Sócrates en la arena venteña.
    –Debéis sacrificar un gallo a Esculapio (Asclepio), el dios de la medicina, que me ha curado de la enfermedad de la vida –dijo Sócrates a sus llorosos discípulos cuando se disponía a empinar de la cicuta.
    Entonces Clarín (Leopoldo Alas) se inventa que al día siguiente de la muerte de Sócrates, Critón, discípulo tonto e “idealista de segunda mano”, andaba detrás de un gallo que trepaba las bardas para escapársele y le decía:
    –¿No comprendes que tu maestro hablaba en parábolas? ¿Que eso de sacrificar un gallo no era más que un modo pintoresco de hablar?
    Critón no quiso entender de razones y alcanzó al gallo de una pedrada. El gallo, al morir, exlamó:
    –¡Quiquiriquí! Cúmplase el destino. Hágase en mí según la voluntad de los imbéciles.

Compartir

ABC.es

Una pluma te sentencia © DIARIO ABC, S.L. 2012

La vida al paso (A los cincuenta años. La vida se va quedando atrás como el paisaje que se contempla desde la plataforma de un coche de ferrocarril en marcha, paisaje del cual va uno saliendo... Más sobre «Una pluma te sentencia»

Etiquetas
Calendario de entradas
abril 2017
L M X J V S D
« dic    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930