El fascismo de la vulgaridad

Publicado por el Jul 6, 2011

Compartir

bicis.jpg

Lo dice, y tan bellamente, Steiner en “La idea de Europa”:
    –Europa ha sido y es paseada.
    Y explica lo fundamental que es que la cartografía europea tenga su origen en las capacidades de los pies humanos, en lo que se considera son sus horizontes. Metafóricamente, ese paisaje ha sido modelado, humanizado, por pies y manos…
    –Algunos elementos integrantes del pensamiento y la sensibilidad europeas son, en el sentido originario de la palabra, pedestres.
    Pero Steiner suena ya a otra época. No hay más que ver esta imagen de la madrileña glorieta de Bilbao, recién levantada, para darse cuenta de que la cultura taiwanesa de la deshumanización se impone, con la protección oficial, a la cultura europea del paseo.
    El paseante feneció en Madrid bajo la espada del alcalde Gallardón, vendedor de bicicletas.
    Con una bicicleta, el hombre-masa contemporáneo adquiere el derecho a circular “por donde le salga de los c…”, dicho sea a la manera española.
    Pepe Campos, profesor de cultura española en Kaohsiung, Taiwám, tiene comprobado que el laboratorio de esta cultura está en Asia, cuyas costumbres viajan al Occidente (para quedarse) en poco menos de cinco años.
    Pantalón corto, chancla, bicicleta…
    Nuestros pobres políticos lo venden como libertades democráticas.
    En cambio, nuestro perfilado instinto de paseantes atropellados se inclina más por la nominación de Steiner: fascismo de la vulgaridad.

Compartir

ABC.es

Una pluma te sentencia © DIARIO ABC, S.L. 2011

La vida al paso (A los cincuenta años. La vida se va quedando atrás como el paisaje que se contempla desde la plataforma de un coche de ferrocarril en marcha, paisaje del cual va uno saliendo... Más sobre «Una pluma te sentencia»

Etiquetas
Calendario de entradas
diciembre 2017
M T W T F S S
« Dec    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031