El Árbol de las Manitas

Publicado por el Apr 7, 2015

Compartir

Movil 19 025

De su padre el Indio Fernández cuenta su hija Adela que solía reunirse con Diego Rivera y Pedro Armendáriz para competir como mitómanos.
Si Diego decía que se alimentaba de carne humana, entonces Pedro narraba una espeluznante anécdota de cómo fue que hizo pacto con el diablo, y para no quedarse atrás el Indio hablaba de que tenía siete nahuales y que se podía convertir en coyote, ajolote, águila, serpiente, jaguar, armadillo y zarihueya, siendo esta última la forma más divertida de ser y actuar.
Una leyenda de Coyoacán decía que Justiniano, el jardinero del Indio (un albañil que al caerse de un andamio le quedó la mano tullida), había plantado en el jardín un retoño del Árbol de las Manitas, que, además de dar flores que parecían manos, tenía pies en lugar de raíces, pues era árbol de caminatas: de noche, sin que nadie lo advirtiera, se salía de la casa y se iba a rondar a sus anchas. Doña Cata, una vecina del Indio, amenazaba a sus hijos cuando no querían dormirse: “O se duermen, o va a venir el árbol vagabundo del Indio y con sus manitas los va a estrangular”.
A mí me ha parecido ver ese Árbol de las Manitas del Indio al salir de cenar con el cuello bien estirado de un restaurante francés en Tánger.

Compartir

Siguiente

ABC.es

Una pluma te sentencia © DIARIO ABC, S.L. 2015

La vida al paso (A los cincuenta años. La vida se va quedando atrás como el paisaje que se contempla desde la plataforma de un coche de ferrocarril en marcha, paisaje del cual va uno saliendo... Más sobre «Una pluma te sentencia»

Etiquetas
Calendario de entradas
septiembre 2017
M T W T F S S
« Dec    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930