De vaquero y oro

Publicado por el Oct 2, 2011

Compartir

 

fandiño.jpg

 

Iván Fandiño es vascón, pero vive en el campo de Guadalajara, el río de piedras. Un río de piedras para un león que es un río de leones.
    De cornalón en cornalón va el león.
    Ahí está, de vaquero y oro, desde el primer envite de la tarde de otoño, en el mano a mano a primera sangre con Mora.
    –Maccio ma non fanatico –vio Maeztu poner, para rellenar la ficha policial, a un tenor napolitano.
    Visto desde el tendido, Fandiño es “maccio, maccio”.
    A Pemán, que era liberal, lo espantaba aquel machismo de posguerra que él cifraba en la germanofilia, en la milicia, el taconazo, la arenga, la idea de servicio, “todo por la Patria”, no llevar bufanda ni abrigo ni corbata… y como compendio, el “quijotismo”.
    Pero si el sincorbatismo, hoy, es la causa que ha hecho suya el ministro Sebastián, a Fandiño no le queda otra que representar al machismo en la crisis. En la crisis económica, que es otra posguerra de germanofilia, pero sin milicia, y en la crisis de la masculinidad, estudiada por María Calvo en “La masculinidad robada”, un ensayo sobre la forzada feminización política de los valores masculinos.
    Cuando a Fandiño, taurinamente tan lejos del sitio que ocupaba antes de la cornada, le dieron ayer la oreja sólo por su machada de tirarse como se tiró a matar, todo el mundo repetía:
    –Qué tío.

Compartir

ABC.es

Una pluma te sentencia © DIARIO ABC, S.L. 2011

La vida al paso (A los cincuenta años. La vida se va quedando atrás como el paisaje que se contempla desde la plataforma de un coche de ferrocarril en marcha, paisaje del cual va uno saliendo... Más sobre «Una pluma te sentencia»

Etiquetas
Calendario de entradas
agosto 2017
M T W T F S S
« Dec    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031