Vuelta y vuelta

Publicado por el Jul 10, 2014

Compartir

blog espiral

Una de las cosas que más me gustan del campo nuevo es esa flecadura de alambres abandonados en los tendidos telefónicos que un día sirvieron para que se deslizara nuestra conversación sin qué ni para qué.
Esa flecadura hoy inútil que ya sólo espera la mano gitana que le cierre los ojos en el cementerio de la chatarra es símbolo del viento y lo fue de la palabra.
La espiral es universal: Brancusi hace un retrato a Joyce en forma de espiral y Mallarmé recurre a la espiral –el gesto por incapacidad de explicación verbal que hace uno cuando le preguntan qué es una espiral– para describir el movimiento de su escritura.
Serpentina, bucle, tirabuzón, rizo, caracol…
El caracol –en Paz– es la casa de los ecos: el eco se adentra en el caracol hasta volverse silencio o se dispersa en la trompeta.
En esa flecadura telefónica está la caracola que aún te deja oír, si sabes arrimar la oreja, el reproche de la novia dispersa (amor inconstante más allá de la muerte) al novio incipiente que se ve con un cuerno tocando la trompeta: “Anda, no seas tan retorcido”.

Compartir

ABC.es

Una pluma te sentencia © DIARIO ABC, S.L. 2014

La vida al paso (A los cincuenta años. La vida se va quedando atrás como el paisaje que se contempla desde la plataforma de un coche de ferrocarril en marcha, paisaje del cual va uno saliendo... Más sobre «Una pluma te sentencia»

Etiquetas
Calendario de entradas
septiembre 2017
M T W T F S S
« Dec    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930