A un penco la cruz de Tàpies

Publicado por el may 17, 2012

Compartir

Cruz.jpg

    Ayer, en la corrida de la Prensa, un monosabio trazó en la arena una cruz, la cruz de Tàpies, en el lugar donde el martes, día del Santo, fue muerto un caballo.
    Y me acordé del caballo regio (el caballo a cuya grupa había hecho su entrada en Madrid el rey Alfonso XII) que Mariano de Cavia rescató de un corral de picadores donde aguardaba su turno para morir en la plaza, con esa muerte que es la muerte total, el cadáver por antonomasia, que decía Gautier que era un caballo muerto.
    Pero el caballo sagrado del derrotado emperador del Japón acabó dando vueltas por la pista de un circo americano, por lo que, siendo caballo, casi trae más gloria morir en un ruedo acribillado por un toro y rezado por un monosabio, que es lo que mueve a asombro.
    Lo que en Tàpies a Ullán le movía a asombro era la poligrafía de pisadas, la libertad de giros, la ausencia de traspiés inexpresivos, la fijeza abisal de cada huella…
    –Ahí se camina al borde de la gran vacuidad, por un puente colgante (¿de qué?), donde todo –ceniza, arena o aire– es pintura.
    La cruz vacía del monosobio que amaba a los caballos, o el  monosabio que por amor a los caballos pintó una crucifixión-conjuro. Esto fue. Esto es.

Compartir

ABC.es

Una pluma te sentencia © DIARIO ABC, S.L. 2012

La vida al paso (A los cincuenta años. La vida se va quedando atrás como el paisaje que se contempla desde la plataforma de un coche de ferrocarril en marcha, paisaje del cual va uno saliendo... Más sobre «Una pluma te sentencia»

Etiquetas
Calendario de entradas
abril 2017
L M X J V S D
« dic    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930