Volvimos a cruzar el Mississippi

Publicado por el nov 13, 2008

Compartir


 


La información de sucesos en televisión es un terreno pantanoso del que resulta difícil no salir de mierda hasta las cejas. Sobre todo desde que se hace espectáculo de los sucesos a mayor gloria del share. Nacho Abad, chico Ana Rosa, es un tipo que siempre ha presumido de exclusivas (y de fuentes) en el programa madre, que exhibe una apabullante superioridad moral (aunque esto es común a los especialistas en sucesos, gremio donde él es uno de los más comedidos) y que ha entrado en la rueda de los cebos televisivos. El viernes pasado, en una de esas conexiones desde la redacción dijo a Ana Rosa que habían recibido una carta de Antonio Puerta que darían a conocer próximamente. “No te digo la hora para que estéis pendientes”, soltó el tío con todo su cuajo, para pasmo y chufla de la propia Quintana.


 


 Ayer empezó su nuevo Rojo y Negro por las noches (de Cuarzo, claro) con un scoop, el vídeo de la cámara de seguridad del hotel donde se ve a Antonio Puerta pegar a Jesús Neyra. La brutal agresión lo es por el desgraciado resultado. Se ven tres golpes. Uno de pie y dos cuando Neyra ha caído. “Una auténtica paliza”, lo describe Nacho Abad.


 


Pero ese vídeo, pese a ser lo fundamental del programa, de momento sólo sirve para enganchar. Vamos con la madre de Maore, la niña asesinada por unos amigos hace unas semanas. Está en el plató. Ella y el padrastro (hay que recordar que Ana Rosa Quintana dio palique en su programa, con entrevista en plató,  al caradura del padre, un tipo ausente sin relación con la niña). La madre es una mujer anestesiada y sin muchas luces. “¿Sabes que Maore es una luchadora. Se defendió no sabes cómo. Sergio presenta arañazos?”, le informa Abad, gran conocedor del procedimiento, “¿Pero eso es normal, no?”, contesta la madre. “Totalmente normal”, termina Abad.


 


Más tarde les suelta (preguntándoles antes, eso sí, si quieren verlo) las declaraciones de los presuntos asesinos: “Luego sacó una navaja de madera y rajó el cuello a María Dolores” o “Me dijo: Creo que todavía le late el corazón”. Plano de la madre anestesiada. Llorosa pero no demasiado. “Insisto, ¿Os encontráis bien?”, sigue Abad. Mejor se encontrarían en su casa, digo yo. Hace unos meses, Nacho Abad (a propósito del follón de Violeta) djo en La Noria que la crónica de sucesos no puede permitirse el lujo de pagar para entrevistar a sus protagonistas. No porque a la madre le hayan pagado porque no tengo ni idea, pero, con dinero o sin dinero, su presencia en el plató es igual de lamentable. Luego tenía una forense y un abogado. Bastante sensatos. “¿Pueden ser estos chicos reeducados?”, pregunta a la forense. “Primero tienen que ser diagnosticados”, contesta ella. Abad, por otro lado, tiene la molesta costumbre de rematar con un “Correcto” cuando le responden, como si sólo llevara a la gente para que le de la razón. Retoma el asunto Puerta-Neyra. Ahora tiene un tipo con perilla y acento del Cono Sur. Psicólogo y analista de gestos (para analizar el vídeo).


 


Como coda (el programa duró de las 00.15 a la 1.47), las niñas de Alcasser y “la sombra de la investigación”. Es decir, que volvimos a cruzar el Mississippi (o al menos nos mojamos los pies). Con el padre de Miriam siguiendo con su teoría de la conspiración, y de que Ricard y Anglés eran unos mandados, y con un comandante de la Guardia Civil, que estuvo en la investigación, manteniendo la teoría ortodoxa del crimen. “Los vecinos no olvidan”, rotulaban, ¿Pero cómo van a olvidar si vais a preguntarles otra vez?


 


Lo único divertido de la noche (ya sé que los sucesos no son para divertir, ¿o sí?) vino cuando Juan Pérez, el comandante, relató una llamada de Anglés para dar un recado a Ricard.: “Dile que se traiga la maneta de la moto y los Kellogs”. ¿Qué son los Kellogs?, inquiere muy serio Abad. “Unos cereales”, responde igualmente serio Pérez.


 


Ay, como consuelo, decir que no me puedo imaginar qué habría sido este programa en manos de Castillón.


 


(He intentado localizar una foto de Nacho Abad con el torso desnudo en el calendario solidario de Ana Rosa pero no la he encontrado en grande).


 


 


ACTUALIZACIÓN CON LA ENTREVISTA DE ANA ROSA Y MARÍA TERESA CAMPOS


-¿Yo a ti te caigo mal? (Ana Rosa)


-Que alguna vez hayamos hecho cosas que nos han molestado… (Campos)


-Hombre, algún tirito me has pegado (Ana Rosa).


-Mira, si me das pie… A mí me hubiera gustado que en los momentos terribles cuando todo el mundo me insultaba hubieras dicho ‘Que te quiero, que estoy contigo‘ (Campos).


-No eres justa (Ana Rosa).


-Sé que lo has hecho por detrás (Campos).


-He tenido un silencio respetuoso. Y una admiración por tu trabajo. Nunca hemos tenido amistad pero sí un gran respeto profesional. Siento que pensaras que estabas abandonada (Quintana).


-Y ya se me ha olvidado. ¿De qué estábamos hablando? (Campos).


 


Y viene lo gordo, que las anginas no eran anginas sino cáncer, palabra que ella no dice (‘Ha sido lo que ha sido en su mínima expresión, en un primer estadío’) . Y que está estupendamente.


Luego, la Campos sigue en su línea:  ’Oye, siempre se publicaba la burrada que yo ganaba y nunca lo que ganabas tú’.  Quintana la corrige, recordando portadas con todas las estrellas de Telecinco y sus sueldos. Y dice que quería ganar lo que ganaba Campos.


Una delicia de la que saltaban chispas, tipo qué educada soy pero me cago en tus muertos (ellas mismas han logrado que ahora sí pensemos que no tienen intención de comer en la misma gamella). Mucho mejor que los sucesos. La entrevista era para hablar de Luis Roldán. Y le cae un tirito a Peñafiel por parte de Campos en plan enigmático (a propósito de entrevistas con indeseables: ‘aquí hay personas que desaparecían, tipo Peñafiel…). Dios, ¿qué significa esto? Qué grande (y qué hija de puta, como ella misma se ha calificado) es la Campos. ‘¿Este aplauso es espontáneo?’. ‘Ana Rosa, qué delgada estás’. ‘Con esto de las dos reinas, sólo decir que yo soy la reina madre‘.

Compartir

Anterior

ABC.es

Enciende y Vámonos © DIARIO ABC, S.L. 2008

Me gusta la tele. ¿Es grave, doctor? Bitácora de filias, fobias, entusiasmos, decepciones o cualquier otra cosa vista en la pantalla o leída por ahí. Y tengan cuidado ahí afuera. Más sobre «Enciende y Vámonos»

La entrada más popular

La máquina de Belén

77... Lee la entrada completa

Etiquetas
Calendario de entradas
marzo 2017
L M X J V S D
« nov    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031