Tiene un glaucoma

Publicado por el Sep 24, 2007

Compartir



Un tipo se pone unas gafas para ver mejor en una rueda de reconocimiento. La cosa escama al perspicaz inspector Ventura interpretado por José Coronado (“en la Academia es casi una leyenda”),  que se saca una linterna, la dirige hacía los ojos del tipo y le dice: “vaya al oculista, tiene un glaucoma”. Hablo de RIS Científica, claro. Dice (de Grissom) José Coronado en una entrevista publicada ayer en El Mundo: “No hay nada suyo en mi personaje. De hecho, a Grissom le veo un poco paletorro y demasiado sentencioso” (no sé qué es “tiene un glaucoma” sino sentencioso; y otra, que no es sentenciosa pero sí rimbombante: “¿Acaso la belleza tiene precio?”; y otra, ésta lugar común: “Estamos ante una mente brillante”). Y sigue en la entrevista: “Mi personaje tiene muchos más matices y una rica vida interior, consecuencia todo ello de sucesos del pasado”. Pero abuela no tiene.


 


 Paletorros no sé, pero chulos sí que somos por aquí. Y con buen tránsito intestinal. Desde luego que la referencia de la nueva serie de Telecinco no es CSI. Es RIS Delitti imperfetti, la italiana. Por dar un rodeo. Nos miramos en la italiana que es la que se mira en la americana. Pero en realidad a lo que se parece RIS es a Génesis. Para resumir la impresión del primer episodio, diré que me alegro de que sea RIS lo que se enfrente a Médium porque así me ahorro los calentamientos de cabeza la noche del domingo (Sin Rastro la tengo bastante abandonada). Se nos había dicho que Ventura era carismático. Una paliza le daba yo (hombre, ni que decir que a Horatio le daría tres; si Caruso ya me cargaba en Policías de Nueva York en CSI Miami ha llegado al colmo del tontolhaba carismático).


 


Ventura es un  avinagrado intenso peinado de romano. Y la resolución de los casos fue bastante previsible. Bueno, el del chico del invernadero, la madre puta, los hombres que veía en su casa cuando era pequeño, el trauma infantil… Demonios, eso es Marnie. Sólo que en lugar de matar ella robaba y odiaba a los hombres. Y no entiendo muy bien lo de las visiones esas que tiene Ventura a lo Frank Black (hay un momento en que imagina la espalda del asesino y el tatuaje). Tampoco me pareció muy creíble que supieran dónde se vendió la chocolatina con el ADN del asesino (sí, números de serie y todo eso, pero no es creíble). Me quedo, eso sí, con los 50 minutos de duración. Con Belén López y con Pedro Casablanc (y no precisamente porque fuera fan de Motivos personales). Y también con los cielos de Madrid (esos tonos anaranjados; en los agradecimientos está Google Earth). Y me parto con José Coronado. Creo que hasta lo veía mejor en Los 80 (en Código fuego no). Y anda que ese plano del final con el tío de jogging  por las calles llenas de gente.


 


Oye, y me indigno con Cuatro. ¿A qué narices viene eso de meter a Trancas o Barrancas, no los distingo, a meter baza durante una escena de Medium? Estaba Alisson conduciendo con un muerto parlante en el asiento de atrás y va y aparece el bicharraco ese de El hormiguero para publicitar el programa  y dice “En ocasiones veo muertos”. Encima original, no te digo.

Compartir

ABC.es

Enciende y Vámonos © DIARIO ABC, S.L. 2007

Me gusta la tele. ¿Es grave, doctor? Bitácora de filias, fobias, entusiasmos, decepciones o cualquier otra cosa vista en la pantalla o leída por ahí. Y tengan cuidado ahí afuera. Más sobre «Enciende y Vámonos»

La entrada más popular

La máquina de Belén

77... Lee la entrada completa

Etiquetas
Calendario de entradas
diciembre 2017
M T W T F S S
« Nov    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031