Superlloronas

Publicado por el Sep 7, 2006

Compartir

Fotografía


Ante la petición popular (vale, considero la sugerencia de  dos personas como petición popular) voy a decir algo de Supermodelo 2006, esa cosa tan seria presentada por Judith Mascó. La antigua modelo (de eso va) era anoche un híbrido entre la Princesa Letizia de rojo en la pre-boda de Federico de Dinamarca y Jane Eyre (por el pesado vestido negro). Por detrás, si no veíamos el escote, era la institutriz  Jane Eyre vagando por las dependencias de Thornfield. La poca gracia de la chica, que se desenvuelve mucho mejor cuando la entrevistan que al conducir esta escuela de modelos, la poca gracia, digo, la demostró cuando después del desfile de trajes de novia de Rosa Clará (nuestra Vera Wang, juas) gritó “¡Vivan los novios!” mirando al público, a medio metro del público, pero nadie contestó de tan salerosa como fue la arenga. ”Viva”, les dice ella para que lo repitan. Memorable también cuando habló del peso de la cultura después de que las chicas desfilaran con un tomo de enciclopedia encima de la cabeza. A continuación, en un más difícil todavía, sobre el libro se colocó una manzana. En cualquier caso, lo más destacable de la noche fue el corte de pelo de las chicas. Hubo una, Laura Negrete, que lloró más que Vanesa Redgrave cuando la rapan en ‘Música para sobrevivir’. Es que la tía utilizó el verbo rapar incluso. Hombre, se lo cortaron (y todos sabemos que la de peluquero es una de las profesiones más sádicas que existen, aunque la fama se la lleven los dentistas) pero no fue para tanto. Lloraba y lloraba. Se ponía una peluca, se ponía una capucha, se puso hasta una boina para dormir.  (Y Natascha Kampusch, ¿por qué sale siempre con ese pañuelo como si llevara el rulo, tanto en las fotos como en la tele? ¿Y qué demonios va a poner de más Antena 3 esta noche si llevo toda la mañana escuchando a la secuestrada? Ah, un día habrá que hablar de la importancia que la televisión ha tenido en su educación.)  Retomo el corte de pelo de Laura Negrete. Luego, mira, vestida de novia, con mucha gomina, ni se le notaba. Lo que sí se notaba es que Mascó de negro largo y las otras de blanco largo parecían algo así como Las novias de Drácula y su gobernanta. Pero lo que más me llama la atención de todo es lo serio que es el programa, la falta de risas. Esas peroratas que echan Paola, el fotógrafo (qué gracioso, pasar de largo para volver a la elegida) o Antonia a las chicas en el pasillo cuando les ponen la mano encima. Es un poco momento Al pasar por el cuartel se me cayó un botón.  Ay, que se me olvida. Tomate ayer. Bautizo en la finca de El Litri, finca llamada Los Guateles. Y la chica de la locución, con el pedazo de letrero a la vista, va y dice que la finca tiene el nombre de Los Cuarteles. Con un par. Ni que fuera la finca de Pinochet.  Pero sigo con Superlloronas, que hay que ver lo que lloran estas chiquillas. O no sigo, no sé. Todo el pelo que faltaba a las aprendices de modelos (me encanta lo de “Esta noche desfila por última vez…. Christel”; se ve que echan primero a las de los nombres raros porque la primera fue Odilia Pamela), todo el pelo que les faltaba, digo, a las chicas (y a Pep Guardiola en El rondo), lo llevaban los de Medina Azahara en las repeticiones de  La noche del loco. Supergreñas.

Compartir

ABC.es

Enciende y Vámonos © DIARIO ABC, S.L. 2006

Me gusta la tele. ¿Es grave, doctor? Bitácora de filias, fobias, entusiasmos, decepciones o cualquier otra cosa vista en la pantalla o leída por ahí. Y tengan cuidado ahí afuera. Más sobre «Enciende y Vámonos»

La entrada más popular

La máquina de Belén

77... Lee la entrada completa

Etiquetas
Calendario de entradas
agosto 2017
M T W T F S S
« Nov    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031