Si te gustan las dos, te fastidias y grabas una

Publicado por el Sep 5, 2007

Compartir


 


Lo único que tienen en común Quart y Hermanos y detectives es Manuel de Blas (actor habitual en la primera e invitado en el capítulo de estreno de la segunda, que hay que haber atinado con la coincidencia). Lo otro que tienen en común  (o sea, que retiro lo de lo único) es su programación a la misma hora, una en Antena 3, otra en Telecinco. Me estoy acordando de cuando estrenaron  a la vez El pantano y Los Serrano. Por lo demás, Quart es una serie rollo misterios de la Iglesia (El nombre de la rosa, El código de las narices…) con toques de Cazatesoros y El pájaro espino (qué escena ésa en la que Ana Álvarez se estaba zumbando a su novio mientras que Roberto Enríquez, Quart, el cura protagonista,  hace flexiones compulsivamente y suda mucho, muchísimo).


 


Lo mejor de Quart es José María Pou, que da mucho miedo como monseñor Aguirre. También que los episodios, aunque tengan una trama alargada (me voy a privar mucho de decir lo de arco argumental, que algo así es para Babylon 5 y joyas de esa categoría), se pueden ver sueltos porque también cuentan con una trama para cada semana.


 


Frente a la grandilocuencia y seriedad de Quart, la historia mucho más humorística (a veces grotesca) de Hermanos y detectives (vaya un teaser más largo; cuando lanzaron los créditos había pasado más de un cuarto de hora). Es una especie de Numb3rs, con detective y hermano listo. Para la versión española se utiliza al mismo niño de la versión original argentina. Me  parece un hallazgo. Teniendo en cuenta que los niños televisivos, salvo Dakota Fanning en Abducidos y la Bridget de Médium, no son santos de mi devoción, pues estoy diciendo que me encanta el crío. “Este niño es completamente bizco, ¿no?” (Eusebio Poncela). “No, completamente no” (Rodrigo Noya, el crío). Ahí me dio el ataque de risa. Por supuesto que el pequeño tarado/superdotado es demasiado listo (más que Grisson, para que nos hagamos una idea) y no hay quien se lo crea pero la serie resulta simpática y Diego Marín también da en el clavo (me partía cuando detiene al gordo y no puede con su alma después de ir corriendo detrás del él). Nada, dos series nacionales de una corrección inhabitual y (de momento) enfrentadas para  restarse espectadores.


 


Y bueno, Telecinco, hay que reconocérselo, terminó con Jericho (y a una hora bastante razonable, después de Hermanos y detectives; pero como sólo lo vi a trozos ignoro si hubo alguna pifia). Y en Si fuera tú, Pipi Estrada. No voy a decir nada, sobre todo porque aquí me parece más ridículo Aitor Trigos dando vueltas como una peonza alrededor del invitado que el invitado mismo. Aunque sea Pipi.

Compartir

ABC.es

Enciende y Vámonos © DIARIO ABC, S.L. 2007

Me gusta la tele. ¿Es grave, doctor? Bitácora de filias, fobias, entusiasmos, decepciones o cualquier otra cosa vista en la pantalla o leída por ahí. Y tengan cuidado ahí afuera. Más sobre «Enciende y Vámonos»

La entrada más popular

La máquina de Belén

77... Lee la entrada completa

Etiquetas
Calendario de entradas
julio 2017
M T W T F S S
« Nov    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31