Sería para presumir si se la lavara Robert Redford

Publicado por el ene 23, 2006

Compartir


Me alegro de que Jaime Peñafiel siga tan fenómeno como siempre (y tradúzcase fenómeno al inglés de la manera que se quiera y luego utilícese la palabra original inglesa en español). En Lo que interesa, pese al susto del primer día, no sólo hay sucesos tremebundos y tertulia política (a veces también tremebunda), también hay corazón supuestamente refinado (sin corrillos). Es que ahora Sergio Alis se dedica a dosificarse con extraordinarias revelaciones en el Tomate. Y está Peñafiel, que es lo importante. Hoy hablaban del bautizo de Dinamarca, pero, claro, don Jaime lo utiliza para hablar de lo de siempre. Dice que en Dinamarca también llevaron agua del Jordán pero que la desecharon porque tenía virus. ‘Dinamarca no es África’, se ha encargado de resaltar (pese a Karen Blixen). Y ha empezado a largar sobre todo lo que le ha parecido mal de la ceremonia española (nada nuevo). ‘Bueno, ¿pero quieres hablarme del bautizo este’, insistía Maritere. Lo hace un poco y sigue con lo suyo. Que la princesa Mary es muy querida por el pueblo, que la llaman la abogada Mary (‘aquí de la periodista Letizia no queda nada’), que sigue siendo la que era y, en definitiva, que ha tenido un impacto muy positivo en el país. ‘¿Me estás diciendo que Letizia no ha tenido un impacto positivo en España’ (Teresa). ‘Pues no’ (Jaime). Y sigue: ‘La princesa Mary se lava la cabeza y una de sus pasiones es plancharle las camisas a su marido’ (si fuera verdad, que no lo creo, esta tía es tonta; una cosa es que planche camisas y otra que eso sea una pasión). ’¿Que se lava la cabeza? Yo también me la lavo’, dice Maritere. Es una pareja entrañable. Como Abbot y Costello, Tedi y Popof, Ana Rosa y Belén Esteban… Se llame como se llame, lo haga donde lo haga, María Teresa Campos no puede prescindir de Peñafiel porque si no no sería lo mismo. Ella es muy graciosa. Le parece muy mal que a Doña Letizia se la llame Doña Letizia: ‘Mira como a Mette Marit no se la llama doña Mette Marit ni a Mary de Dinamarca doña Mary’. Toma ya, ni al Rey de España se le llama Su Graciosa Majestad, ni a las princesas belgas se las llama Lalla, porque ese es un tratamiento marroquí (me encanta cuando alguien dice la princesa Lalla Hasna, o sea, princesa princesa).


 


 


Escrito después de los comentarios. Me he enterado de que si meto la pata cinco veces más me van a nombrar la Carmen Sevilla de los blogs. Y, realmente, me hace mucha ilusión. Aunque, claro, yo nunca voy a tener su gracia. Ahora da igual lo que quería decir pero era que mucha gente dice la princesa Lalla (sin el Meriem o Hasna detrás).  Pero no es excusa porque yo quiero ser la Carmen Sevilla de algo.

Compartir

ABC.es

Enciende y Vámonos © DIARIO ABC, S.L. 2006

Me gusta la tele. ¿Es grave, doctor? Bitácora de filias, fobias, entusiasmos, decepciones o cualquier otra cosa vista en la pantalla o leída por ahí. Y tengan cuidado ahí afuera. Más sobre «Enciende y Vámonos»

La entrada más popular

La máquina de Belén

77... Lee la entrada completa

Etiquetas
Calendario de entradas
marzo 2017
L M X J V S D
« nov    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031