Se fueron a por tabaco

Publicado por el Nov 29, 2006

Compartir


Para qué quieres más. “Si algún día tengo nietos les podré decir que no corrí delante de los grises pero me prohibieron emitir un documental” (Jorge Javier Vázquez). Yo no tengo muy claro que a El marido de Lola se le pueda llamar documental tan alegremente, pero bueno. El caso es que la cosa tiene gafe. El primer día previsto para la emisión detuvieron a Mayte Zaldívar y, claro, hubo que montar un macrodebate para la ocasión. Y la segunda vez, una juez de Jerez de la Frontera ha dictado un auto a instancias de Carmelina Santos, la madre del hijo del Pescaílla. “Esto lo sabe todo el mundo, el bombo se lo estáis dando ustedes los periodistas”, decía el hijo, grabado en la calle con cámara oculta y de lejos. Eso sí, con la cara pixelada. Ah, bueno. Al parecer, el auto se basa en que se ha grabado a estas personas  en el interior de la casa. En el programa lo niegan, pero es cierto que por lo menos la entrada se ve. Y se ve a una señora y luego a la interesada, a quien la periodista intenta hacer hablar (una periodista con peinado de electroduende).


El debate previsto para después (“Me siento Balbín en La Clave’) tuvo que ser lo único (más algún otro material no incluido en el documental). Compuestos, sin película pero con debate/tertulia/mentidero. Jorge Javier moderando, con un punto de humor del que carece un moderador al uso, y, de contertulios, Hilario López Millán (todo cuanto usted quiso saber sobre cualquier folclórica y nunca se atrevió a preguntar porque no se le había ocurrido), Carmen Rigalt, Pilar Eyre, Carmen Ro, Jimmy Jiménez Arnau y Jesús María Amilbia. Hombre, esto era lo mejor. Una cara nueva de toda la vida. Qué tiempos, los suyos de Bla, bla, bla  con Marisa Abad y en qué se ha convertido ese negociado ahora en la televisión. Jorge Javier, aparte de nombrar Minority Report (el auto como prevención de un delito), niega las bases de la resolución judicial (lo de grabar en el interior de la casa) y dice que para elaborar el programa se habían basado en las memorias de Lola Flores en Diez Minutos. También se citó otra  bibliografía. Por ejemplo, un artículo de Pronto titulado “Lola Flores se divorcia” o un libro de Tico Medina.


Y por la parte de debajo de la pantalla se leía: “Hace hora y media dos agentes de policía se han presentado en Telecinco para prohibir la emisión de El marido de Lola”. Habían pasado más de dos horas y no lo cambiaban. Hasta que se dieron cuenta (y pusieron dos horas y dos horas y media). Pero ya no pudieron seguir ampliando el tiempo transcurrido porque se fueron a por tabaco (léase publicidad) y no volvieron (vaya, me he acordado de ese título porno de Fue a por trabajo y le comieron lo de abajo). Volvieron otros agentes, los de El comisario en un nuevo episodio no previsto. Si el bombo al reportaje se lo habían dado los periodistas (o así), según el hijo nada secreto de Antonio González, el redoble y los platillos los ha puesto el auto. Para qué quieres más.

Compartir

ABC.es

Enciende y Vámonos © DIARIO ABC, S.L. 2006

Me gusta la tele. ¿Es grave, doctor? Bitácora de filias, fobias, entusiasmos, decepciones o cualquier otra cosa vista en la pantalla o leída por ahí. Y tengan cuidado ahí afuera. Más sobre «Enciende y Vámonos»

La entrada más popular

La máquina de Belén

77... Lee la entrada completa

Etiquetas
Calendario de entradas
agosto 2017
M T W T F S S
« Nov    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031