Mercedes Milá y el padre de Cicerón

Publicado por el nov 22, 2011

Compartir

 

Comecocos

 

No tengo muy claro por qué Comecocos se llama Comecocos (¿porque comen el coco hablando?). Por qué un símbolo de las primeras maquinitas  (las que presuntamente, junto a la tele, han impedido el normal desarrollo cognitivo de la gente) es la referencia de un programa dedicado a la palabra. Claro, que en algunos momentos el estreno de Cuatro estaba tan dedicado a la palabra como De buena ley (de buen grito). De hecho, a veces era un cruce entre De buena ley y Fernando Fernán Gómez en El viaje a ninguna parte diciendo aquello de “Señoriiiiito”. Mercedes Milá (la maestra de dirigirse al público) podía haber sido José María Caffarel. Y en lugar de soltar lo de “Me cago en el padre de los hermanos Lumière”, haberlo hecho en el de Cicerón.

 Pero seguramente se tragó lo que pensaba. Porque menudos oradores. Y sí, hablar en público es algo que puede convertir en tarugo al más inteligente. Y sí, pocos son los llamados por ese camino. De los concursantes del larguísimo programa (¿esto va a ser siempre así?), el único que no me ponía mucho de los nervios era el de la camiseta con la corbata estampada. Pero había cada una… Cuando las pusieron a hablar de Risto (novio de la presentadora), Mou y Belén Esteban, una dijo de esta que ocupaba una silla que podía ocupar cualquiera y no sé qué más de la meritocracia. Dejando aparte cómo lo decía, voy a lo que decía. Alma de cántaro, es que Belén Esteban está ahí precisamente porque atrapa a la hora de hablar, porque sabe contar historias (otra cosa es lo que cuente, el vocabulario, la sintaxis y la boca llena). Vamos, es que hasta Rosa Benito elabora mejores discursos que algunos de los aspirantes a oradores de ayer. Por no hablar de Bárbara Rey en su último speech en Sálvame Deluxe (el barbarazo). Así está la meritocracia de la tele. Y desde luego que prefiero escuchar a Bárbara Rey. Le faltó contar esas cosas en el plató de toros. Y que al salir le hubieran hecho pasillo con tambores.

La idea del programa es estupenda (cuando era pequeña me daban mucha envidia las taquillas en los pasillos y los equipos de debate en los institutos americanos). Y, pese al circo romano, toda esa gente metida en el plató y los tambores, dan menos miedo que un curso de Dale Carnegie. Pero si todos los concursantes van a ser así…

 

 

 

 

 

 

 

Compartir

ABC.es

Enciende y Vámonos © DIARIO ABC, S.L. 2011

Me gusta la tele. ¿Es grave, doctor? Bitácora de filias, fobias, entusiasmos, decepciones o cualquier otra cosa vista en la pantalla o leída por ahí. Y tengan cuidado ahí afuera. Más sobre «Enciende y Vámonos»

La entrada más popular

La máquina de Belén

77... Lee la entrada completa

Etiquetas
Calendario de entradas
marzo 2017
L M X J V S D
« nov    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031