Infinitas Kate (y Bea)

Publicado por el Jul 1, 2009

Compartir


Viendo las imágenes del funeral de Farrah Fawcett, me reitero en mi mitomanía por Jill Munroe. Y por Sabrina Duncan. Por esa Kate Jackson (en la foto) tan estupenda los 60 (Jacklyn Smith y Cheryl Ladd ya sabemos que viven en Horizontes Perdidos; en realidad, y antes de la enfermedad, fue Farrah la que peor envejeció). El funeral es lo único nuevo en muchas semanas. Cuando Farrah murió ya no tenía nada que decir porque no había podido resistirme a escribir un obituario anticipado. Aunque me dio igual y volví a escribir, claro, autocitándome, y haciendo mención, by the way, a las chicas ídem en su triunfal paso del jueves por Buenafuente. Esta noche no me pierdo a la Campos.


 María Teresa Campos, independientemente de su propia persona, tiene la ventaja de que se hace más grande cada vez que Terelu aparece por la pantalla. Lo pensaba el sábado viéndola en La Noria (los mensajes sms son lo mejor: qué rica estás, Terelu, y así). Gasta todavía menos fuste que el que Melissa Rivers tiene con respecto a Joan Rivers. Le pasa, esto es lo malo, que no tiene ni una pizca de humor (de Melissa Rivers sólo hay que recordar su intervención as herself en The L Word). O lo que es peor, que a veces intenta ser chistosa. Pero por su propia naturaleza sin (gracia) acaba abortando el intento en todas las ocasiones. Aquí le pasa como a Kiko Hernández o Juan Luis Alonso: por favor, no intentéis hacer gracia (no meto a Risto en el paquete pese a su frase de que decidió no bajarse los pantalones  en OT ya que se iba a necesitar un plató mucho más grande porque entiendo que pretendió parecer patético, no gracioso).


Pero quería hablar de La Noria, más que por Terelu, por esa innovación que supone el tratamiento del  personaje que ni siquiera merece plató. En el submundo del famosillo hay clases y distintos círculos del infierno. Y parece que Isaac, la quisquilla que estuvo a punto de casarse con Falete, está en un peldaño superior que la tal Rebeca que salío con él. Mientras el tipo estaba en el plató, ella permanecía en la sala vip (?). Y no como avance para la aparición posterior, cosa habitual. Intervino desde esa sala, casi en cuarentena de poca famosidad porcina, sin acceder nunca al plató. Es verdad que unos días después, Sálvame le permitió el pase a su plató, que se ha convertido en el más entretenido de la actual programación.  Viendo a todos sus personajes (faletes, quisquillas, pipis, cotos…) he acabado percibiéndolos en dibujos animados. Como los de Los Jacksons Five o Los Beatles que veía de pequeña pero con los guiones de Padre de familia. Hay tanto de Seth McFarlane (y de Rafael Azcona, claro). Sólo falta un perro que se quiera tirar a la madre de alguien. Hay más cosas que me remiten a Padre de familia. Un golpe de suerte, por ejemplo, la nueva serie diaria de Telecinco (aunque sólo por Alicia Rozas, tan recia que cualquier día la vemos en El abogado con un montón de pendientes en una oreja, que es lo que le dice Peter a Lois cuando ésta empieza a engordar). 


 Lo cierto es que la pobre Alicia Rozas no está gorda, pero, vaya, no es de las que está todo el rato en biquini como las demás jovenzuelas del reparto. A ella la llevan vestida como de echadora de cartas zíngara. Vale, es verdad, a lo que debe remitir Un golpe de suerte no es a Padre de familia sino a The OC, con ese chico lumpen que de pronto llega al bienestar de la panda de tontainas en su beach club (escenaraio nuevo en una serie española). Una cosa entre The OC, Sensación de vivir en verano, El súper y La casa de los Martínez.  


Vistos tres capítulos, decir que es floja hasta para serie diaria resultaría un eufemismo (qué diálogos los de los adolescentes en la piscina). Y que me digan que tiene muchos exteriores, pues, hombre, España directo también tiene exteriores. Ha habido muchas series flojas. Pero a ver, en El pasado es mañana estaban Carmen de la Maza y Remedios Cervantes. Y en Esencia de poder, Marián Aguilera (soy superfán desde Al salir de clase). Aquí no veo ni siquiera actores que me enganchen a algo manifiestamente birrioso. Aunque yo no descarto que en un par se semanas (si sigue) me haya enganchado. Pero no va a ser ni por Toni Cantó ni por Aníbal Soto ni por Carmen Morales. Brfffffff. Ahora bien, que cambien el horario. Sálvame, primero, luego Un golpe de suerte. Y Bea… Por los dioses de Kobol, ¿esto qué es? ¿la broma infinita?

Compartir

ABC.es

Enciende y Vámonos © DIARIO ABC, S.L. 2009

Me gusta la tele. ¿Es grave, doctor? Bitácora de filias, fobias, entusiasmos, decepciones o cualquier otra cosa vista en la pantalla o leída por ahí. Y tengan cuidado ahí afuera. Más sobre «Enciende y Vámonos»

La entrada más popular

La máquina de Belén

77... Lee la entrada completa

Etiquetas
Calendario de entradas
julio 2017
M T W T F S S
« Nov    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31