Hija, qué gorda estás

Publicado por el Dec 13, 2007

Compartir


No es por comparar porque comparar para nada es tontería pero hay que fuck yourself con la exitosa Hospital Central (a la que yo he acabado por coger cariño). Sooo, que la comparación no es con con Urgencias (happy 300 con el tío Jesse, ¿para cuándo una Olsen?)  sino con otros embarazos reales. Es verdad que en el capítulo de fin de temporada (donde dan presunto pasaporte a Vilches y que parecía final, final, por la aparición de todos y los creditazos) había que dar algún pase volante a la pesadísima relación entre Maca y Esther. Y que había que sacar a Fátima Baeza de alguna manera (Esther). Pero no con esa panza, hombre. (Soy una patosa para capturar así que aquí dejo un vídeo con eso y con más; hay que ir a partir del minuto 4, y algún día habrá que hablar del seguimiento internacional via youtube de la serie, exactamente de la relación Maca-Esther).


 A ver, la actriz está embarazada (aunque no sé si ya habrá parido) y el personaje se supone que tuvo a su segundo retoño en la ficción hace ya unos capítulos. Quiero decir que ya se le habría pasado la hinchazón. Pues va Maca a su casa y aparecen planos enteros (enteros) de un embarazo a punto de terminar. Ni planos cortos continuos ni algo que le tape la barriga (la cesta de la ropa para planchar, un jarrón, un niño en brazos, yo qué sé).  Aparte del sentido común, del respeto al telespectador y del prurito de hacer bien las cosas, ¿es que no ven la tele? ¿es que no ven lo que hacen por ahí? Y ya sé que es un asunto muy viejo pero es que ponen a huevo sacar el tema.


 O sea. Cómo se maquilló el embarazo de Bree en Mujeres desesperadas hasta que tuvieron que mandarla a casa de sus padres (aunque volvió para la season finale). Cómo ocultaron como pudieron, aunque se les escapó un poco en el plano de la huida por el maizal, el embarazo de Jennifer Garner en Alias hasta que decidieron que sí estaba esperando un hijo. Cómo ocultaron el de Jennifer Beals en The L Word. Y no sigo porque me remitiría a Sally Field en la segunda temporada de La monja voladora y porque la televisión comparada acaba siendo un insulto. Y ya me estoy arrepintiendo de criticar la tele española. Es tan fácil. 


Es fácil criticar la tele española y criticar en general a los que la hacen. ¿Alguien vio en el Tomate ese momento en que llamaban continuamente a Elena Benarroch ‘la dependienta’ o ‘la joyera’ en una pieza con Tamara Falcó? Lo gracioso es que el video estaba grabado en la tienda de Elena Benarroch, cuyo nombre pone bien gordo en la puerta. Y ella pues tampoco es desconocida, vaya, y más si te dedicas al periodismo de gente famosa. Hubo otra parecida hace tiempo con Paloma Rocasolano filmada con un señor con gorra mirando escaparates. Al señor, que era Felipe Varela, le llamaban ‘un amigo’. Seguro que Diego Jesús, el ‘cotilla’ que llevó Jesús Quintero a Ratones Coloraos está más informado que los que cobran (aunque una birria, es verdad).


Y, volviendo a Hospital Central, aunque no corresponda a sus responsables la pifia. ¿Cómo sacan  también ayer el cartelito de ‘adelántate a los próximos capítulos en las redes de cable…’? ¿Es que van a adelantar la próxima temporada?

Compartir

ABC.es

Enciende y Vámonos © DIARIO ABC, S.L. 2007

Me gusta la tele. ¿Es grave, doctor? Bitácora de filias, fobias, entusiasmos, decepciones o cualquier otra cosa vista en la pantalla o leída por ahí. Y tengan cuidado ahí afuera. Más sobre «Enciende y Vámonos»

La entrada más popular

La máquina de Belén

77... Lee la entrada completa

Etiquetas
Calendario de entradas
agosto 2017
M T W T F S S
« Nov    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031