Granjero busca gañana

Publicado por el Jan 13, 2009

Compartir


 


Granjero busca esposa promete. Bastante. Es ágil, no demasiado largo, con el desparpajo de los realities de la MTV (Parental Control y cosas así) y tiene a la estupenda Luján Argüelles, encantadora, cercana y no empalagosa con granjeros y aspirantes. Un dating show que estaría entre The Simple Life y The Bachelor si no fuera porque muchas de las chicas son más burras que un arado. El estreno sólo sirvió para las presentaciones (nada que ver con esas promos en las que se ve sexo contra la pared, cielos) pero aún así el catálogo de tías percal es insuperable. Granjero busca gañana. Y tienen donde elegir. Sobre todo porque algunos se han dedicado a apartárselas en la preselección (de diez que tenía cada uno se quedaron con cinco y el próximo día tienen que eliminar a tres). Al principio, vistas todas juntas en la bodega, antes de la criba, daban miedo. Era como la noche de las percales vivientes.


 


 Los dos con mejor ojo para las garrulas han sido Carlos, el ganadero de Medina Sidonia (entre Pulpillo y señorito andaluz, siempre con la boca abierta) y Tito, el criador de vacas con piercing (él, no las vacas). En mi ranking de tías percal ellos tienen a lo más granado. Tito, a Raquel, una echada palante con aspecto espeso, gótico y muchos tatuajes (sobre lo que quería: “Mi palmadita al culo y mi morreo antes de irme a dormir todas las noches” y sobre el vino que estaban tomando: “No soy yo mucho de vinos, soy más de whisky, pero vaya”).


 


 Carlos, en su coto (palabras de él) se quedó con dos o tres especímenes curiosos: Beatriz, Sabrina y, mención especial para Verónica (“Me gustan los toros, y mucho torear, y mucho Fran Rivera”. “Tú eres de Motril, allí hay plaza de toros”. “No sé”). Nides, el viticultor, también se echó a la buchaca a una rubia oxigenada, Vicky, una mezcla entre Josele Román e Inma de Gran Hermano (la pintarrajeada). Menos mal que también eligió a Vera, una traductora rusa que es mi favorita y que no sé qué hace ahí (lo mismo que Piedad, que está con Guillaumet, el catalán).


 


La población extranjera es bastante elevada pero todas las tías percal (bueno, Sabrina no me causa demasiada buena impresión) son españolas. Aitor, David y Guillaumet eligieron normalidad. De una no seleccionada, me quedo con el diálogo mantenido con Carlos, el criador de toros bravos:


 


-Entonces no te gustan los toros.


-Es que como siempre estoy trabajando no he podido ir a los toros. Vi cuando cogieron a Paquirri. Me dio mucha pena.


-¿Dónde lo viste? En Pozoblanco.


– No, en la tele.


 


 Y luego quiero recordar a Serena, la canadiense. Se puede ser fea  (y había muchas) y se puede ser Serena, que es otra dimensión. Parecía escapada de la tripulación del Star Trek o de alguna convención extraplanetaria de Babylon 5.


 


Aunque todavía no hay mucho material, la web de Cuatro es bastante ilustrativa. Enjoy (la foto es de la edición americana, aquí no gastamos de eso).

Compartir

ABC.es

Enciende y Vámonos © DIARIO ABC, S.L. 2009

Me gusta la tele. ¿Es grave, doctor? Bitácora de filias, fobias, entusiasmos, decepciones o cualquier otra cosa vista en la pantalla o leída por ahí. Y tengan cuidado ahí afuera. Más sobre «Enciende y Vámonos»

La entrada más popular

La máquina de Belén

77... Lee la entrada completa

Etiquetas
Calendario de entradas
agosto 2017
M T W T F S S
« Nov    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031