El hotel de los mil y un misterios

Publicado por el Oct 5, 2011

Compartir

 

 

Concha

 

Estamos acostumbrados a las instant movies, películas o miniseries hechas al rebufo de un suceso. De la vida a la pantalla en poco tiempo. Pero tomemos suceso en francés, en el sentido de éxito y quedémonos en trasvases dentro del terreno de la ficción. Ahí es donde Gran Hotel inaugura otro género de instant movie, de instant inspiration. Mira qué mono es esto de Downton Abbey. Y lo que gusta a la gente. Adaptémoslo. Y ahí Ramón Campos, Bambú y Antena 3 han estado muy listos. Porque será muy manida la comparación y sus responsables estarán negándola todo el rato y tirando de Agatha Christie o Sherlock, pero esos corredores, esas carreras, esos preparativos, esas rivalidades y esos uniformes son downtonianos. Las chicas van vestidas como las chicas de servir inglesas vistas en la tele, no como Josefina Carabias cuando se hizo pasar por camarera de hotel de lujo para hacer un reportaje.

Eso sí, la comparación con Arriba y abajo es absurda porque en Gran Hotel lo que prima es la forma, no el fondo. Lo que Downton Abbey (DA) tiene de bonito, vistoso y, sobre todo, vertiginoso, aunque en Gran Hotel se ralentiza. Y, de todas maneras, DA es un artefacto hecho para gustar y pura fantasía histórica, no un intocable. Podemos adaptarlo. Y en DA nunca tendrán a Concha Velasco, de nuevo adusta en la tele aunque esta vez no la señora sino jefa de servicio. La señora, la dueña del establecimiento (como Bette Davis y Anne Baxter en Hotel) es Adriana Ozores. Muy mala. Concha Velasco y Adriana Ozores son más que Maggie Smith.  Lo que pasa es que Maggie Smith tiene la suerte de contar con unas líneas de diálogo extraordinarias, regalo que ni Concha ni Adriana han recibido, de momento, en Gran Hotel. También es verdad (lástima) que son secundarias porque el peso de la trama está en los jóvenes Yon González y Amaia Salamanca, muy guapos y solventes pero a años luz de las otras dos.

Y poco creíble resulta ese Yon González haciéndose pasar por señorito en una época en que las diferencias de educación se notaban más, pero el tío parecía haberse criado en Brideshead (¿y solo Concha Velasco se dio cuenta de la supuesta colonia barata que tanto olía?). Tampoco semejante hotelazo (La Magdalena) con tantos clientes en el quinto pino. Pero da igual. Se agradece que las televisiones españolas se gasten pasta para hacer todos los grandes hoteles del mundo (y todavía tiene que llegar El tiempo entre costuras). Claro, que si se quiere intensidad audiovisual, a la misma hora ponían Arrebato de Iván Zulueta en La 2. La noche y el día. Casi una hora tardaron en poner el primer intermedio de Gran Hotel (a las 23.27). Eso, los misterios por resolver y un paquete tan bien hecho hicieron que la audiencia fuera extraordinaria. Pero Concha Velasco sale muy poco.

 

 

 

 

 

 

 

Compartir

ABC.es

Enciende y Vámonos © DIARIO ABC, S.L. 2011

Me gusta la tele. ¿Es grave, doctor? Bitácora de filias, fobias, entusiasmos, decepciones o cualquier otra cosa vista en la pantalla o leída por ahí. Y tengan cuidado ahí afuera. Más sobre «Enciende y Vámonos»

La entrada más popular

La máquina de Belén

77... Lee la entrada completa

Etiquetas
Calendario de entradas
diciembre 2017
M T W T F S S
« Nov    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031