Cualquiera no puede ser madre

Publicado por el Mar 9, 2009

Compartir


No se puede sacar a Tyne Daly de madre de Patrick Dempsey en Anatomía de Grey (ritmo Fox) y ponerle la voz de Nora Walker. Es decir, la de Paloma Escola, que también es la de Mary McDonnell en Battlestar Galactica (aunque los más galacticófilios no la suelan ver doblada). Asimismo era la de Kate Jackson en Los Ángeles de Charlie.


Lo malo no es utilizar la misma voz sino que encima tenga el mismo tono que el utilizado en mamá Walker. Que se repitan las voces es normal (ahí está Ana María Marí, la segunda voz de Lorelai Gilmore, doblando a Sandra Oh). Pero con la Daly se dan dos choques. Uno, que no la doble Conchita Núñez (a quien ya estábamos acostumbrados por La juez Amy). Otro, que la voz que se le ha cascado sea tan reconocible. Y doy por hecho que esto sea una idiotez que sólo me moleste a mí. Así que voy a lo que iba cuando me distrajo la voz.


Lleva Cuatro reponiendo los fines de semana (poco más tarde de las siete de la mañana) Una vez más. Viendo a la madre de Sela Ward (Bonnie Bartlett) el otro día en el episodio de la muerte del padre (Paul Mazursky) pensé que la elección de esa madre se explica porque la serie es de 1999. Quiero decir que en una producción de ahora para madre del o de la protagonista (y como papel episódico) no se habría elegido a una actriz reconocidísima pero muy secundaria sino a una estrella, ya sea del cine o de la televisión (el caso de Tyne Daly).


 Ahora nos decepcionaríamos si no se estrujaran el casting a la hora de contratar a la madre del protagonista. De hecho, salvo excepciones, lo de ser madre de protagonista, algo antes reservado a intérpretes de carácter (por utilizar una expresión viejuna), se ha convertido en una salida natural para grandes actrices en horas bajas, en horas de menos trabajo o en horas de cualquier tiempo pasado fue mejor (y anterior). Quizá una de las excepciones sea Vanessa Redgrave como madre de Joely Richardson en Nip/Tuck porque eso es un guiño a lo grande.


 Pero pensemos en Sally Field como madre de Abby en Urgencias o en Mary McDonell como madre de Carter (todavía no era madame la presidente). Éstas dos luego tendrían su éxito televisivo (una en Cinco hermanos y la otra en Battlestar Galactica). Pero rescatar a Anne Archer (madre tanto de Leisha Hailey en The L Word como de Jennifer Love Hewitt en Entre fantasmas), a Leslie Ann Warren (madre de Susan en Mujeres desesperadas) o a Veronica Hamel (madre de Jack en Perdidos) parece casi un acto de caridad con esas actrices que tanto nos gustaron alguna vez (a nosotros y a los que hacen las series). Y no me olvido de Mary Tyler Moore (de Brooke Shield en Mujeres de Manhattan), de la gran Diane Baker (mamá de House), de la también inmensa Dixie Carter (de Orson de Mujeres desesperadas) o de Frances Conroy (de Barney en Cómo conocí a vuestra madre, como ya dije el otro día). Elegir a una madre es uno de los asuntos más importantes de la neo ficción seriada. Y ponerle la voz inadecuada la echa a perder. Sobre todo cuando se trata de la voz de otra madre que encima no es secundaria.

Compartir

ABC.es

Enciende y Vámonos © DIARIO ABC, S.L. 2009

Me gusta la tele. ¿Es grave, doctor? Bitácora de filias, fobias, entusiasmos, decepciones o cualquier otra cosa vista en la pantalla o leída por ahí. Y tengan cuidado ahí afuera. Más sobre «Enciende y Vámonos»

La entrada más popular

La máquina de Belén

77... Lee la entrada completa

Etiquetas
Calendario de entradas
agosto 2017
M T W T F S S
« Nov    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031