Cualquier tiempo pasado

Publicado por el jul 13, 2007

Compartir


 


Fue terminar de ver Cinco hermanos (en Fox) y salir a escape para ponerme crema reafirmante en el cuello. Y hacerme el propósito de cumplir con el ritual todas las noches. Me pasó al ver la carne de los pescuezos de Susan Sullivan (64 años) y Sally Field (60). A ésta ya se lo tenía calado pero a la Sullivan no. Qué pena, cómo se estropean los cuellos (porque el cuerpo lo puedes llevar medio tapado, sin embargo, el cuello es el espejo de lo carcamal que estás hecha). Pero, arruguillas a la mar, qué alegría ver a Susan Sullivan (¡y a Perry King, Capitanes y reyes, como su marido!). Y qué gracia el nombre de su personaje: Miranda Jones, el de la telépata ciega de Star Trek (también parece una combinación de Sexo en Nueva York, el apellido de Samantha y el nombre de Miranda).


 


Es que en televisión (en cine, más tarde, está su fantástica escena cantando en familia I say a little pray for you en La boda de mi mejor amigo), en televisión, digo, los greatest hits de Susan Sullivan fueron con treinta y poco en Hombre rico hombre pobre y con los cuarenta recién cumplidos en Falcon Crest. Y en las dos se llamaba Maggie. En Hombre rico, hombre pobre era Maggie Porter, la abogada y luego novia de Rudy Jordache. Hasta que el senador se liaba con la viuda de su hermano, o sea, con Kay Lenz (ésta ya aparecía más que cascada en Dudas razonables). En Falcon Crest, claro, era Maggie Gioberti (y luego Channing, hasta que la palmaba con el anillo que Richard le había regalado).


 


 Así estaría un buen rato más. Cualquier tiempo pasado fue anterior, como dirían Les Luthiers. Pero a veces mejor. Y a veces no. Madre mía, lo digo por La primera vez en Antena 3. El programa es cutre de narices. El plató, los presentadores, los diálogos, los zapatos y la chaqueta del que no es un triunfito… Pero claro, es que tiran del archivo de Antena 3 (ese gran desconocido, al menos comparado con el de TVE) y te caes de la silla haciendo un doble tirabuzón. Los casting, bueno, para llorar. Patricia Conde (“voy a 1º de BUP”) con los labios perfilados y contando un chiste sobre pedos. Paula Vázquez, irreconocible. Decía un letrero “la reconocimos por su voz”. Pero eso no es cierto, la voz también era de otra dimensión. Si no hay que irse tan lejos, con recordarla en Canguros es suficiente. Desde entonces no sólo ha cambiado la nariz, también  ha modulado y mejorado la voz.


 


Pero había más espantos. Carmen Alcayde, por ejemplo, hecha un adefesio, y sólo en el año 2002 (el original estaba en ese Grand Prix para lerdos, los unos y los otros, que es Nadie es perfecto). Y fuera de los castings, Chábeli, supongo que en Al sol con Chábeli, que había que ver cómo pronunciaba surf (seeeaf). En fin, el catálogo del primer programa fue impresionante (algunas mejoraban en flashback, así Esther Cañadas sin labios de más). Hay que aclarar que el archivo de TVE y de otras también contribuyó (Ana Rosa Quintana en Esta noche con Carmen Maura o María Patiño en Canal Sur, en uno de esos concursos de parejas, Amor a primera vista, concursando, ¿eh?). Y luego había una interesantísima sección internacional (Tiger Woods con Bob Hope y me pareció que con James Stewart). Carnaza de zápines. Vamos, lo de Patricia Conde seguro que ya está saliendo en Sé lo que hicisteis para cachondeo general de sus compañeros.


 


Dejo aquí mi columna de hoy.

Compartir

ABC.es

Enciende y Vámonos © DIARIO ABC, S.L. 2007

Me gusta la tele. ¿Es grave, doctor? Bitácora de filias, fobias, entusiasmos, decepciones o cualquier otra cosa vista en la pantalla o leída por ahí. Y tengan cuidado ahí afuera. Más sobre «Enciende y Vámonos»

La entrada más popular

La máquina de Belén

77... Lee la entrada completa

Etiquetas
Calendario de entradas
abril 2017
L M X J V S D
« nov    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930