Don Pedro de La Mancha

Publicado por el Jan 2, 2019

Compartir

No es la primera vez, y estoy seguro de que no será la última, que recurro al Quijote para explicar mejor lo que quiero decir sobre Pedro Sánchez. Lo hice en su día (29 de octubre de 2018) con el episodio de liberación de los Galeotes. Ahora, utilizo un pasaje del Capítulo VIII de la Primera Parte, en el que don Quijote le dice a Sancho: aquí podemos, hermano, “meter las manos hasta los codos en esto que llaman aventuras”, para poner de relieve lo que habrá pensado Pedro Sánchez cuando llegó a la aventura en que para él consiste la “política”: está metiendo sus manos hasta los codos. 

Pero voy a servirme de El Quijote para algo más, a saber: utilizar los rasgos negativos de este entrañable personaje para tratar de demostrar que el actual presidente del Gobierno posee tanta fantasía como aquél y carece, por desgracia, del realismo de Sancho Panza.

En efecto, como muchos de ustedes sabrán, una de las características del imperecedero personaje, de Don Quijote de la Mancha, es que tenía sustituida la razón por una enfermiza y desmesurada fantasía. De tal suerte que veía «hermosas doncellas» en quienes eran «mozas descarriadas», un «alcaide de una fortaleza» en quien era sólo un ventero, «unos desaforados gigantes» en simples molinos de viento y, en fin, «unos encantadores» en quienes no eran más que dos frailes de la Orden de San Benito. Y cuando su escudero, Sancho Panza, un labrador lleno de sabiduría popular, le avisaba de cuál era la cruda realidad, él solía contestarle que sabía poco en materia de aventuras.

Viene a cuento lo que antecede, para subrayar que unos mismos hechos pueden ser vistos de manera muy distinta, según se miren desde la ensoñación quijotesca o desde el realismo “sancho-pancista”. Pero, así como en lo individual, no es demasiado relevante la óptica elegida, porque optar por ser Quijote o Sancho sólo repercute en uno mismo, no sucede lo mismo cuando se cuidan intereses colectivos. En este último caso, parece más aconsejable una visión de las cosas que sea muy ajustada a la realidad, y, por tanto, lo más alejada posible del «engañoso» desvarío.

Pues bien, un simple análisis de la intervención de Pedro Sánchez en la rueda de prensa de finales de diciembre, en la que hizo balance de su gestión de los siete meses que lleva al frente del ejecutivo conduce a la conclusión de que Pedro Sánchez está más en el delirante «quijotismo» que en el realista «sancho-pancismo».

El presidente del Gobierno afirmó que lidera un proyecto progresista, europeísta, feminista y ecologista y que preside “el gabinete con mayor número de mujeres de todos los países de la OCEDE”. No voy a entrar discutir sobre si todos esos calificativos autocomplacientes se ajustan a la realidad o son simplemente fruto de su ensoñación política. Pero algunos me parecen intrascendentes, desde el punto de vista del asegurarse el acierto en la gestión de los intereses generales, como es por ejemplo el del mayor número de ministras. Lo que sería, en cambio, un gesto de realismo “sancho-pancista” sería reconocer que su Gobierno es el que más incumple, de todos los de Europa, las normas éticas y de buen gobierno. En efecto, no hay ningún Gobierno en la OECD sobre el que recaigan tantas sombras de sospecha, empezando por la conflictiva tesis doctoral de su presidente, y siguiendo por los atajos fiscales que utilizaron algunos de sus miembros para no contribuir en la medida de lo posible con sus obligaciones tributarias.

La misma acusación de ensoñación quijotesca puede hacerse de la visión que tiene nuestro Don Pedro de la Mancha del independentismo catalán. Sánchez declaró ese día que su Gobierno siempre va a “reivindicar el diálogo frente a la confrontación y el respeto a la Constitución frente a cualquier intento de vulnerarla”. Y es que lo que desde sus desvaríos él ve como “diálogo”, el pueblo realista no ve más que monólogo independentista; y en lo que ve de defensa de la Constitución frente a cualquier intento de vulnerarla, el “sancho-pancismo” popular ve cesiones y pagos por el puñado de votos que lo sostienen en el poder. Una muestra elocuente de esto último es la retirada por parte del actual Gobierno de numerosos recursos planteados por el anterior Gobierno ante el Tribunal Constitucional por posibles invasiones de competencias estatales por parte de la Generalidad.  

Finalmente, la sentencia de Pedro Sánchez de que “el Gobierno en siete meses ha hecho más por la Justicia social, la regeneración democrática y la modernización de nuestra economía que el anterior gobierno en siete años” es un desatino de tal envergadura que solo por ella ya merecería la calificación de sujeto “quijotesco”. Pero para no utilizar mis propias palabras voy a recordar las que escribió Bieito Rubido en su Astrolabio del 29 del mes pasado: “El Consejo de Ministros solo se reúne para calcular el siguiente guiño populista, mientras la economía se frena, la situación catalana se pudre, la imagen exterior se deteriora y la incertidumbre se apodera del cuerpo social, y ellos siguen en la mueca y el aspaviento”

Cervantes indicó las razones por las que Don Quijote perdió el juicio: «El poco dormir y el mucho leer». No creo que Sánchez duerma poco y lea mucho. Por eso, tienen que ser otras las razones, y yo me atrevo a incluir entre ellas su desmesurada egolatría y su paralizante narcisismo. Ambas le han llevado a saltarse a la torera todas las reglas no escritas que gobernaban nuestra convivencia política y a concluir pactos contra natura hasta que alcanzó la obsesiva meta de llegar a La Moncloa. 

Compartir

ABC.es

Puentes de Palabras © DIARIO ABC, S.L. 2019

Todos, incluso los menos interesados por la política, tenemos una ideología, es decir, un conjunto de ideas sobre el modo en que deben gestionarse los asuntos públicos. El ideario de cada uno es como los aluviones de un río: Más sobre «Puentes de Palabras»

Categorías
Etiquetas