A Sánchez le puede pasar como a don Quijote en el episodio de los galeotes

Publicado por el Oct 29, 2018

Compartir

No tengo por qué pensar que Pedro Sánchez no leyó El Quijote. Aunque hay muchos que dicen que lo han hecho sin ser cierto, le voy a otorgar el beneficio de la duda. Pero tanto si lo leyó como si no lo hizo, debería tener en cuenta lo que nos relata el genial Miguel de Cervantes en el Capítulo XXII de la Primera Parte, titulado “De la libertad que dio don Quijote a muchos desdichados que mal de su grado los llevaban donde no quisieran ir”.

Se cuenta en dicho Capítulo que Don Quijote y Sancho iban caminando por un descampado cuando vieron que se aproximaban doce presos condenados a galeras que iban escoltados por cuatro guardias armados. Don Quijote al ver que estos galeotes iban encadenados se interesó por tan inhumana situación. Uno de los comisarios le dijo que por qué no se lo preguntaba él mismo, cosa que fue haciendo Don Quijote interrogando a cada galeote sobre la razón por la que lo habían condenado. Como consideró que era injusto que esos hombres hubieran sido condenados a galeras, Don Quijote decidió arremeter contras los guardias, ocasión que aprovecharon ellos para liberarse y escapar. Don Quijote les pidió que fueran a visitar a la sin par Dulcinea del Toboso para contarle su hazaña. Los galeotes, además de negarse a cumplir tal mandato, comenzaron a apedrear a Don Quijote y a Sancho y, tras saquearlos, los dejaron casi desnudos a la intemperie.

Por lo que se va viendo, parece que Sánchez, a cambio de su voto favorable en la moción de censura, se comprometió con los independentistas catalanes a tratar de liberarlos de la prisión provisional, así como a conseguir la más suave de las condenas posibles. Y esto no es algo que se me haya ocurrido a mí, sino que resulta de declaraciones que han venido haciendo destacados socialistas. Así, la Delegada del Gobierno en Cataluña pidió el indulto para los golpistas incluso antes de que se iniciara el juicio, y desde entonces la vicepresidente, otros miembros del Gobierno y hasta el Presidente, vienen presionando a los jueces para que se elimine el delito de rebelión en las conductas delictivas que se les imputan.

Es muy posible que Sánchez no pueda cumplir nada de lo prometido, porque hasta ahora, y por fortuna, España es un Estado de Derecho en el que funciona la separación de poderes. Pero como se trata de un juego entre “pillos” los independentistas catalanes, hábiles en engañar, pueden toparse con el ambicioso Sánchez les prometiera a sabiendas incluso lo que no puede cumplir. Y en ese trueque de promesas entre taimados allá cada cual: el que se haya creído que podía tener lo que no se le podía dar y el que haya prometido lo que sabía que no podía cumplir.

En todo caso, Sánchez debe tener muy presente que si, como don Quijote con los galeotes, “libera” a los independentistas encarcelados puede encontrarse con que lo apedreen ellos mismos o los votantes, y hasta que lo dejen a él y a su partido desnudo de votos y a la intemperie.

Compartir

ABC.es

Puentes de Palabras © DIARIO ABC, S.L. 2018

Todos, incluso los menos interesados por la política, tenemos una ideología, es decir, un conjunto de ideas sobre el modo en que deben gestionarse los asuntos públicos. El ideario de cada uno es como los aluviones de un río: Más sobre «Puentes de Palabras»

Categorías
Etiquetas