El presidente del PNV, al que no se le cansa la lengua, empeora el silencio

Publicado por el Apr 3, 2018

Compartir

Atribuyen a Konrad Adenauer la frase: “todos los órganos del ser humano se cansan alguna vez, salvo la lengua”. Y hay un proverbio árabe que reza “si lo que vas a decir no es más bello que el silencio: no lo digas”. En el Aberri Eguna el pasado día 2 el periodista Andoni Ortuzar, presidente del PNV, no dejó descansar la lengua y con un desconocimiento indisculpable empeoró sensiblemente el silencio.

En efecto, en su discurso Ortuzar afirmó textualmente: “Nosotros no queremos que sean los jueces quienes, por encima de la voluntad popular, decidan quién pude gobernar y quién no”. Idea que con una simple reflexión pone al descubierto que o es un ignorante o un mentiroso malintencionado. Que cada uno elija lo que quiera, pero yo le voy a dar el beneficio de la duda y atribuiré semejante falsedad a su ignorancia en temas jurídicos.

Y es que basta leer con atención la indicada afirmación para advertir de inmediato que los jueces, de acuerdo con la voluntad popular, lo único que hacen es decidir que los presuntos delincuentes no pueden gobernar. La justicia, que emana del pueblo –del mismo pueblo cuya voluntad expresa la ley y el mismo también al que representan los políticos en las instituciones democráticas- la administran los jueces y tribunales, y son éstos quienes deciden, no quién puede gobernar, sino quién no puede hacerlo por haber llevado a cabo presuntamente una conducta delictiva.

De lo dicho resulta que, siempre bajo el imperio de la ley, que es lo que aplican los jueces, corresponde a los jueces y tribunales decidir quién está preventivamente inhabilitado para gobernar. No es, pues, el capricho o la arbitrariedad, sino la ley, aplicada por el órgano pertinente, la que determina quién no puede ser designado presidente, en este caso, de la Generalidad.

Y, desde luego, lo que nunca hará un juez o tribunal –y éste es una grosero error del periodista Ortuzar- es “decidir quién puede gobernar”. Esta es una decisión que corresponde a los parlamentos en las correspondientes sesiones de investidura y en el que jamás, insisto jamás, ha intervenido el poder judicial.

Así que antes que sacar la lengua a pasear para decir lindezas de tan manifiesta inexactitud, al periodista Ortuzar más le habría valido hablar de otras cosas de las que tuviera un mínimo de conocimiento o, simplemente, callarse en temas como el que tan insensatamente abordó.

 

Compartir

ABC.es

Puentes de Palabras © DIARIO ABC, S.L. 2018

Todos, incluso los menos interesados por la política, tenemos una ideología, es decir, un conjunto de ideas sobre el modo en que deben gestionarse los asuntos públicos. El ideario de cada uno es como los aluviones de un río: Más sobre «Puentes de Palabras»

Categorías
Etiquetas