¿Vuelve el PSOE cagón?

Publicado por el Oct 25, 2017

Compartir

La segunda acepción de “cagón” en el diccionario de la RAE es “dicho de una persona: muy medrosa y cobarde”. Hace unos días escribí en este blog una reflexión titulada “Todos han quedado retratados tras el inicio del 155”. Y decía textualmente: “Los partidos verdaderamente democráticos y constitucionalistas, el PP, el PSOE y Ciudadanos se han decantado, como era de esperar –y no voy a entrar en otras disquisiciones respecto de alguno de ellos- como partidos de gobierno en el marco de un Estado social y democrático de Derecho”. Las disquisiciones se referían al PSOE y no entré entonces a valorar el alcance de su defensa de la Constitución porque no me parecía un momento adecuado para aventurar la posibilidad de la leve firmeza de su postura.

Han pasado apenas unos días y al PSOE empieza a entrarle el vértigo de estar en algo al lado del PP, aunque sea un asunto tan evidente como es responder con la Constitución a un acto de sedición por la vía del incumplimiento flagrante de nuestra Carta Magna.

Me refiero a la sorprendente postura del partido socialista de que la convocatoria de elecciones autonómicas por Puigdemont detendría el proceso de aplicación del artículo 155 de la CE. Pues bien, basta leer este precepto constitucional para advertir de inmediato que dicha convocatoria no es una de las medida a las que se refiere dicho precepto.

En efecto, hay dos presupuestos para la aplicación de este precepto: que una Comunidad Autónoma incumpliere la Constitución y las leyes y que actuare de forma que atente gravemente el interés general. Y lo que hace el artículo 155 es prever la posibilidad de que el Gobierno, con la aprobación por mayoría absoluta del Senado adopte “las medidas necesarias para obligar a aquélla al cumplimiento forzoso de dichas obligaciones o para la protección del mencionado interés general”.

El Gobierno de la Nación, con el apoyo expreso del PSOE y Ciudadanos, entendió que en el caso de la Generalidad se daban los dos presupuestos. Y la preguntas que surge es si la convocatoria de elecciones autonómicas supone en sí misma –insisto en que se lea la letra del artículo 155- una medida necesaria para obligar a la Generalidad a cumplir la Constitución o para proteger el interés general.

Creo que serán muchos los que convengan conmigo que la simple convocatoria y la posterior celebración de elecciones no implica por sí misma ni que la Generalidad inicie el cumplimiento de la Constitución y las leyes ni que proteja el interés general.

Por eso, comparto la opinión del Gobierno de que la simple convocatoria no supone una medida que detenga la aplicación del 155. Y me da mucha pena que el PSOE haya mostrado en los comienzos mismos de la aplicación del 155 su lado más cagón. Lo que es preocupante es que un partido que gobernó tantos años durante esta democracia y que afrontó problemas difíciles deje ver su lado más medroso y cobarde por las posibles presiones del PSC y de la izquierda radical cuya insensatez y desprecio por el interés general de España tanto el seduce.

Compartir

ABC.es

Puentes de Palabras © DIARIO ABC, S.L. 2017

Todos, incluso los menos interesados por la política, tenemos una ideología, es decir, un conjunto de ideas sobre el modo en que deben gestionarse los asuntos públicos. El ideario de cada uno es como los aluviones de un río: Más sobre «Puentes de Palabras»

Categorías
Etiquetas