¿Qué responderá Puigdemont?

Publicado por el Oct 13, 2017

Compartir

El propio título de esta reflexión advierte de que lo que sigue es una pura especulación: voy a hacer mis particulares conjeturas sobre lo que responderá Puigdemont, pero no elegiré la respuesta echándola a suertes sino que llegaré a ella sobre la base de razonamientos.

La intervención del Rey, la impresionante manifestación del día 8, y el traslado masivo de la sede social de empresas de Cataluña a otras ciudades de España, supusieron un duro revés en la milimetrada hoja de ruta de los secesionistas, hasta el punto de que tras esos tres sucesos parecían que habían perdido la iniciativa. Sin embargo, sería engañarse no reconocer que la habían recuperado en cierto modo el pasado martes día 10 tras escenificar la pantomima de la declaración de independencia “interrupta” con suspensión instantánea de efectos.

El requerimiento, que pone en marcha el artículo 155, ha devuelto la iniciativa al Gobierno de la Nación y ha puesto la pelota está de nuevo en el tejado de Puigdemont. ¿Quiere esto decir que Puigdemont ya ha abandonado su idea de declarar la independencia? Me temo que no y lo que me induce a pensar de este modo es que si bien es cierto que la pregunta es tan clara y directa que enfrenta a Puigdemont con la realidad de reconocer si ha declarado o no la independencia, no es menos cierto que no es obligatorio que responda con la verdad.

Desde luego, yo descarto, a diferencia de algún otro, que Puigdemont vaya a responder diciendo que no ha declarado la independencia. Lo descarto porque la ilógica del independentismo tiene su lógica interna y si han llegado hasta el punto en el que están no parece que ahora vayan a reconocer que el día 10 hicieron una pantomima y que no hubo declaración de independencia.

¿Dirá entonces que si la ha declarado? Pienso que tampoco. No se puede negar, como señalé más arriba, que los secesionistas han seguido una estrategia perfectamente planificada cuyo objetivo parecía ser caminar sobre las ascuas de la declaración unilateral de independencia pero sin llegar a quemarse la planta de los pies. Lo cual invita a pensar que también en esta ocasión tratarán de hacer algo que no suponga caer en la hoguera de los ilícitos penales graves.

¿Qué pienso que hará entonces? Pues si no abandona la hoja de ruta seguida hasta ahora Puigdemont va a responder de modo tal que dificulte la puesta en marcha del 155. No me extrañaría que Puigdemont respondiese con algo parecido a: “Están suspendidos los efectos de lo declarado”.

¿Habría aclarado algo esta respuesta o una parecida? Me temo que no, porque nos dejaría exactamente donde estábamos tras la histriónica actuación del pasado día 10.

Habrá quien diga que si la respuesta es así, sería evasiva y que legitimaría al Gobierno para seguir con el trámite de la intervención del Senado. No digo yo que no, porque todo lo que han hecho Puigdemont y los suyos es una monumental chapuza. Pero bien miradas las cosas si el requerimiento recibiera una respuesta de ese tipo el avance producido el lunes 16 a las 1o horas no habría sido el que se esperaba con el mismo.

Por fortuna, el requerimiento contiene algo más que una pregunta, ya que conmina a Puigdemont a revocar antes de las 10 horas del día 19 la declaración efectuada fuese la que fuese, a restaurar el orden constitucional y estatutario, y a cesar en toda actuación dirigida a culminar la independencia. Y ante esta segunda parte del requerimiento tengo para mí que a partir de esta última fecha a Puigdemont le va a resultar imposible seguir poniéndose de lado y hasta me atrevo a pronosticar que lo cogerá el toro.

 

Compartir

ABC.es

Puentes de Palabras © DIARIO ABC, S.L. 2017

Todos, incluso los menos interesados por la política, tenemos una ideología, es decir, un conjunto de ideas sobre el modo en que deben gestionarse los asuntos públicos. El ideario de cada uno es como los aluviones de un río: Más sobre «Puentes de Palabras»

Categorías
Etiquetas