¡Viva el Rey! ¡Viva la Constitución!

Publicado por el Oct 3, 2017

Compartir

Hoy asistí en Madrid en unión de muy pocos comensales, casi todos gallegos, a un almuerzo en la que estaban, entre otros, destacados periodistas políticos. Durante la comida se planteó si convenía o no que el Rey se implicara en el conflicto del secesionismo catalán. Y no me duelen prendas al reconocer que me mostré contrario a tal iniciativa. Argumenté que tenía muy poco que ganar y sí, en cambio, mucho que perder.

Pues bien, reconozco mi gran equivocación. Hoy debo proclamar que me siento orgulloso de mi Rey. Ha estado impecable en el contenido de su discurso, en el tono y en el entorno que ha elegido para darlo. Como no podía ser de otro modo ha hecho honor al modo en que la Constitución concibe la Corona.

Y es que el Rey, según el artículo 56 de la Constitución, es el Jefe del Estado, es el símbolo de su unidad y permanencia, arbitra y modera el funcionamiento regular de las instituciones, asume la más alta representación del Estado español y ejerce las funciones que le atribuyen expresamente la Constitución y las leyes.

Hoy, hace unos pocos minutos, ha dado una verdadera lección a todos los servidores públicos, asumiendo con firmeza y decisión las altas funciones que le reconoce la Constitución.

Es todo un ejemplo que deberían seguir los que se ponen de lado y no defienden el texto de la vigente Constitución a la que deben su puesto. A los que no les guste la Constitución actual que luchen pacíficamente por modificarla, pero hasta que no lo consigan no hay nada que justifique que la incumplan y la vulneren.

Ahora saldrán los “vendepatrias” a criticar que el Jefe del Estado en virtud de la Constitución haya tenido la iniciativa de salir en su defensa. Pero no debe extrañarnos porque están acostumbrados a vivir en la felonía permanente de vulnerar la Carta Magna en virtud de la cual cobran a final de mes.

En unos momentos como los de hoy en los que noté entre mis conocidos y allegados un cierto grado de tristeza por lo sucedido en Cataluña, espero que el magnífico discurso del Rey que acabamos de oír haya servido también para elevar la autoestima de todos los que nos sentimos constitucionalistas. Por eso, elevo mi grito de ¡Viva el Rey! y ¡Viva la Constitución! Ojalá que su decidida, brillante, medida e inequívoca defensa de la Constitución sea seguida por la totalidad de los políticos constitucionalistas.

Compartir

ABC.es

Puentes de Palabras © DIARIO ABC, S.L. 2017

Todos, incluso los menos interesados por la política, tenemos una ideología, es decir, un conjunto de ideas sobre el modo en que deben gestionarse los asuntos públicos. El ideario de cada uno es como los aluviones de un río: Más sobre «Puentes de Palabras»

Categorías
Etiquetas