La cuadrilla de los “disolventes” de la unidad de España

Publicado por el Sep 24, 2017

Compartir

La primera acepción gramatical de “cuadrilla” es “grupo de personas reunidas para el desempeño de algunos oficios o para ciertos fines”. Y “disolver”, en su segunda significación, quiere decir “deshacer algo poniendo fin a la unión de sus componentes”. Pues bien, en los momentos actuales hay un grupo de personas, más numerosas de lo que parece, que actúan acompasadamente con la finalidad de disolver la unidad de España.

Los que ocupan el lugar de honor, por ser los más activos, son los secesionistas catalanes. En segundo lugar, están los separatistas vascos (Bildu y adláteres) y un peldaño más abajo, por una conducta omisiva más que activa, figuran los nacionalistas vascos, que se aprovechan de la dedicación del Gobierno a resolver el problema de la desobediencia civil de los separatistas catalanes para ampliar sus exigencias -siempre en la línea egoísta de pedir más a costa de otros- a cambio de apoyar los presupuestos de 2018.

Pero hay otros que pertenecen a la cuadrilla, aunque no figuran en primera línea, que son Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. El Secretario General del PSOE porque, en lugar de dedicarse por entero, con firmeza, y públicamente a apoyar a España y su vigente Constitución, actúa como una especie de equilibrista que juega con las “mazas” del si pero no. No son, faltaría más, como Puigdemont y los separatistas, pero tampoco como Rajoy y el PP. Él y los suyos son los “guay”, los poseedores del bálsamo de Fierabrás que curará todos los males de la España constitucional. Dicho bálsamo no es “votar sin dialogar”, como sostiene Puigdemont, ni tampoco “dialogar sin votar”, como defiende Rajos, es “dialogar y votar”, dentro de la ley. Con todos los respetos es una propuesta tan inconcreta que me suena a  pura “falabaratería”, al paso que se olvida de que ahora toca remar en el mismo barco y en una única y misma dirección: la defensa de la Constitución. ¡Ya vendrán los tiempos de las propuestas!

Y qué decir del líder Podemita. Pues que es como el personaje “Caius Detritus”, el “cizaña”, de Asterix y Obelix. Allí donde hay un problema, el que sea, se presenta como solucionador haciendo propuestas irrealizables y muchas veces contradictorias, pero que halagan y adulan a los “sublevados”. Lo que importa es aparentar que se consuela al afligido -aunque se trate de un golpista- con el objetivo final de llegar al poder para acabar con la democracia e instaurar la dictadura.

En fin, malos tiempos los que nos están tocando vivir por culpa de unos políticos profesionales que, prescindiendo de los interese generales de los ciudadanos a los que representan, solo buscan asegurarse sus “garbanzos”, aunque tengan que pisotear la Constitución gracias a la cual cobran a fin de mes. Y qué no digan que lo que pretenden es cambiarla, porque, de ser así, deberían seguir el camino que la propia Constitución prevé para modificarla.

¡Están comiendo los frutos de un árbol bajo el que se cobijan y que, al mismo tiempo, pretenden talar! ¡Qué cuadrilla tan desleal con la Carta Magna que se dio el pueblo español para garantizar la convivencia democrática!

Compartir

ABC.es

Puentes de Palabras © DIARIO ABC, S.L. 2017

Todos, incluso los menos interesados por la política, tenemos una ideología, es decir, un conjunto de ideas sobre el modo en que deben gestionarse los asuntos públicos. El ideario de cada uno es como los aluviones de un río: Más sobre «Puentes de Palabras»

Categorías
Etiquetas