¿De quién es España?

Publicado por el Aug 21, 2017

Compartir

Parece una pregunta fácil de responder, pero no lo es. La gran mayoría respondería que España es de sus habitantes, es decir, de cada una de las personas que constituyen la población española. Pero esta respuesta no sería del todo exacta ya que la población es el conjunto de personas que habitan en un determinado lugar y la sola condición de habitar, vivir o morar hace que uno sea poblador de un país, pero solo eso no le otorga la condición de nacional.

Ls respuesta correcta es que España es de sus nacionales. Lo cual implica ser español de origen: los nacidos de padre o madre española y los nacidos en España de padres extranjeros si al menos uno de los padres ha nacido en España. O haber adquirido la nacionalidad española por las vías legales previstas al efecto, a saber: la residencia continuada durante cierto tiempo (diez años), la carta de naturaleza, la posesión de estado y la opción.

De acuerdo con lo que antecede, la Nación española es de sus nacionales, sean de origen o lo sean por adquisición, que no hayan perdido su nacionalidad, lo cual supone responder la pregunta formulada afirmando que España es de los españoles que conserven su nacionalidad.

Pero es ¿solo de ellos? ¿tienen algún derecho sobre España los que reúnen los requisitos para adquirir nuestra nacionalidad, pero todavía no han formalizado la tramitación exigida al respecto?

Desde un punto de vista formal, la respuesta es negativa. Dichos ciudadanos no son todavía españoles y, por tanto, no son “propietarios” de España. Y claro si no son “propietarios” de España los que pudiendo serlo todavía no han adquirido la nacionalidad, mucho menos aún lo serán los que simplemente habiten o residan en España sin reunir aún los requisitos para adquirirla.

Creo que no exagero al afirmar que la gran mayoría de los propietarios de España, es decir, el pueblo español ama su Nación. Pero no se puede desconocer que hay algunos –minorías irrelevantes cuantitativamente pero muy activas- que no solo no la aman, sino que la vituperan, la desprecian o, simplemente, quieren separarse de ella. A éstos últimos no tengo nada que decirles, pero para los demás me parece conveniente recordar una frase del genial almirante español Blas de Lezo y Olavarría, héroe de la defensa de Cartagena de Indias: “una nación no se pierde porque unos la ataquen, sino porque quienes la aman no la defienden”.

Compartir

ABC.es

Puentes de Palabras © DIARIO ABC, S.L. 2017

Todos, incluso los menos interesados por la política, tenemos una ideología, es decir, un conjunto de ideas sobre el modo en que deben gestionarse los asuntos públicos. El ideario de cada uno es como los aluviones de un río: Más sobre «Puentes de Palabras»

Categorías
Etiquetas