El sorprendente raciocinar de Nuria Parlón (PSC)

Publicado por el Jun 22, 2017

Compartir

El verbo raciocinar significa, según el Diccionario de la RAE “usar la razón para conocer y juzgar”. Pues bien, por lo que acaba de declarar Nuria Parlón, secretaria de Cohesión Social del PSOE y miembro de la nueva ejecutiva de Pedro Sánchez, da la impresión de que usa poco la razón para formar su criterio respecto de la deriva secesionista con la que se está distrayendo el gobierno catalán.

En efecto, tras mostrarse contraria al referéndum ilegal que ha convocado oralmente Puigdemont, ha señalado que si llega a celebrarse “haremos todos los esfuerzos, si hace falta apelando a la comunidad internacional, para evitar la suspensión de la autonomía” a la que podría conducir la aplicación del artículo 155 de la Constitución.

O sea, que, según la señora Parlón, si la Generalitat incumple la Constitución, ella –y supongo que el PSOE de cuya ejecutiva forma parte- impedirá con todas sus fuerzas la aplicación de lo que prevé nuestra propia Carta Magna para el caso de que una Comunidad Autónoma incumpliera sus obligaciones constitucionales.

Decía Jaime Balmes que pensar bien consiste en conocer la verdad o en dirigir el entendimiento por el camino que conduce a la verdad. La verdad, añadía este filósofo catalán, es la realidad de las cosas. Y en el presente caso la realidad de un incumplimiento de la Constitución por una Comunidad Autónoma es que puede ser sancionada en los términos previstos por la propia Constitución en su artículo 155. Esta es la verdad que Nuria Parlón se resiste a conocer lo cual indica que en ese tema concreto no piensa acertadamente.

Y es que bien miradas las cosas, la señora Parlón confunde groseramente la realidad. Dice que “Cataluña tiene derecho a defender un mayor autogobierno, mejorar el modelo de financiación y no estar continuamente teniendo que justificar que somos y nos sentimos catalanes”. Nada que objetar a esta primera parte de su razonamiento. Pero añade que todo eso se puede “vehicular a través de esa reforma federal que reconozca el incuestionable anhelo de Cataluña de ser una nación sin romper la integridad territorial del Estado”.

Pues bien, un raciocino correctamente efectuado debería haber llevado a la secretaria de cohesión social a distinguir algo tan básico como es el “ser” y el “deber ser”. El “ser” actual y vigente es que si hay incumplimiento de la Constitución el Presidente del Gobierno con el apoyo del Senado puede poner en marcha la aplicación del artículo 155.

Todo lo demás es “deber ser” que solo podría convertirse en otro “ser” si se reformara la Constitución siguiendo el procedimiento previsto en el Título X de la Constitución. A veces conviene tener bien presente que para razonar hay que emplear la razón y no el corazón. Porque enfrentar el raciocinio con los sentimientos para conocer la realidad de las cosas es tanto como emplear el oído para conocer el sabor de un delicioso manjar.

Compartir

ABC.es

Puentes de Palabras © DIARIO ABC, S.L. 2017

Todos, incluso los menos interesados por la política, tenemos una ideología, es decir, un conjunto de ideas sobre el modo en que deben gestionarse los asuntos públicos. El ideario de cada uno es como los aluviones de un río: Más sobre «Puentes de Palabras»

Categorías
Etiquetas