¿Lo piensan realmente o lo dijeron también por cobardía?

Publicado por el Mar 8, 2017

Compartir

Hace unos días tuvo una gran difusión un programa de la Televisión Vasca, titulado “Soy vascohablante, ¿y tú?” en el que se denigró sin miramientos a los que ellos denominaban españoles. Como si ellos no fueron españoles, nos calificaron al resto como “fachas”, “paletos”, “chonis” y “progres”, y al referirse, por ejemplo, al himno español algún opinante (?) dijo lindezas como que “le dan ganas de vomitar” y le produce “cagalera”.

Ha habido reacciones de todo tipo respecto de estas manifestaciones, así como sobre el hecho de que se emitieran a través de una televisión pública, y, salvo las muy escasas que trataron de disculparlas aludiendo a su pretendido carácter humorístico,  la casi generalidad se mostró contraria a esta sarta de idioteces.

He dudado si merecía la pena opinar sobre este asunto, sobre todo porque pienso que, como dice el refranero español, “el mayor desprecio es no hacer aprecio”. Pero, aun a riesgo de producirles regocijo, ya que al comentar la noticia es como si diera importancia a sus sandeces, deseo compartir con ustedes la siguiente duda: ¿dijeron lo que realmente piensan o participaron en el programa ateniéndose al guion porque son unos cobardes que prefieren seguir viviendo del nacionalismo antes que revelar con sinceridad lo que sienten?

Puede que les extrañe la pregunta, pero es que hace unos días subí al blog la impresión que me produjo la lectura de la novela “Patria” de Fernando Aramburu. Y entonces escribía: “… la principal impresión que me ha producido la lectura de la novela es el ambiente de cobardía, de silencio, y de rechazo vergonzante de una parte importante del pueblo vasco hacia las víctimas de la banda terrorista…Lo que no podíamos imaginar entonces, al menos yo, es que entre ese pueblo hubiera no solo asesinos que se dedicaron a sembrar España de muertos inocentes, sino también cobardes que denunciaron a sus paisanos, los pusieron en el punto de mira de los descerebrados etarras, miraron para otro lado mientras los asesinaban y, lo que es todavía peor, le hicieron el vacío a familias enteras por el solo hecho de no comulgar con las disparatadas tesis del separatismo vasco. Por muy incomprensible que pueda parecer, ante el repugnante espectáculo de ver cómo pistoleros profesionales abatían a seres humanos desarmados,  una parte importante del pueblo vasco se puso del lado de los pistoleros y no de las víctimas inocentes. 

Por eso, si hubo cobardes que hicieron todo esto cuando se asesinaba ante sus ojos a vecinos inocentes ¿qué se puede esperar de gente que tiene tan despreciables sentimientos? ¿Es para sentirse preocupado de lo que piense sobre los demás españoles gente de tan cobarde calaña? Y que conste que no generalizo. A diferencia de los que hablaron en el citado programa, yo no me refiero a todos los vascos, sino solo a los que por cobardía miraron para otro lado en tiempos de ETA y hoy se brindan a hablar mal de otros españoles por la presión de seguir viviendo del presupuesto.    

 

Compartir

ABC.es

Puentes de Palabras © DIARIO ABC, S.L. 2017

Todos, incluso los menos interesados por la política, tenemos una ideología, es decir, un conjunto de ideas sobre el modo en que deben gestionarse los asuntos públicos. El ideario de cada uno es como los aluviones de un río: Más sobre «Puentes de Palabras»

Categorías
Etiquetas