El juez Garzón y la Justicia

Publicado por el Jan 11, 2017

Compartir

 En la Voz de Galicia de hoy, se publica una entrevista con el inhabilitado juez Baltasar Garzón que no puede dejar indiferentes a los que creemos en la justicia. De lo todo lo que ha dicho el señor Garzón, hay determinadas afirmaciones que, en mi opinión, no se pueden dejar pasar por alto.

La primera es “sabía desde el principio que estaba condenado desde el comienzo. El resto fue mero espectáculo, para mayor descrédito de una justicia en la que no creo”. Es lamentable que un juez asevere que su causa estaba “prejuzgada”, lo que implica acusar indirectamente de prevaricación a la Sala Segunda del Tribunal Supremo. Y en cuanto a lo de que no cree en la justicia, sorprende que afirme a lo largo de la entrevista que, cuando cumpla sus once años de inhabilitación, volverá a pedir su reingreso, añadiendo “no han acabado conmigo, ni mucho menos”. Yes que si no cree en la justicia carece de sentido que vuelva a pedir su reingreso en la carrera. A no ser que –y ésto es algo impropio de alguien que se considera un juez imparcial- que lo haga para “vengarse” de los que supuestamente han intentado acabar con él.

Otra afirmación llamativa es que “más que un juez estrella soy un juez estrellado”. Yo creo que es las dos cosas a la vez y que él es el único responsable de ambas.

En efecto, él mismo justifica su conversión en “juez estrella”, de un lado, porque es partidario de un acercamiento del juez a la gente de modo que abandone la urna de cristal en la que se suele colocar al juzgador. Es decir, está en contra la tradicional representación de la Justicia “con los ojos vendados” como garante de la imparcialidad y la objetividad . Y, de otro, porque, según él, los que realmente son “estrella” son los importantes asuntos que se ventilan en la Audiencia Nacional. Esto último es cierto, pero también lo es que él se aprovechó mejor que nadie de la notoriedad de los asuntos que instruía para subirse a la ola de la fama y hay pruebas sobradas de ello. Que esto fue así, lo demuestra el que hay otros jueces de instrucción en la Audiencia Nacional con asuntos de similar importancia que no han llegado ni mucho menos a su cota de popularidad.

Por otra parte, el paso de “estrella” a “estrellado” es más fácil de lo que parece. La excesiva notoriedad puede inducir al “juez estrella” a creer que está por encima de la ley. Y esto fue lo que le sucedió al juez Garzón que fue condenado por vulnerar ilícitamente la confidencialidad entre cliente y abogado, que es una de los pilares del derecho de defensa.

Como colofón conviene señalar que la mencionada entrevista se realizó con ocasión de la presentación de su libro “Baltasar. En el punto de mira”, respecto del cual cabría preguntarse si no es una consecuencia de la fama que tanto persiguió hasta convertirse en juez estrella y del hecho mismo de “estrellarse”. Por lo cual todo parece indicar que la entrevista es un instrumento más para que “salga lo comido por lo servido”.

Compartir

ABC.es

Puentes de Palabras © DIARIO ABC, S.L. 2017

Todos, incluso los menos interesados por la política, tenemos una ideología, es decir, un conjunto de ideas sobre el modo en que deben gestionarse los asuntos públicos. El ideario de cada uno es como los aluviones de un río: Más sobre «Puentes de Palabras»

Categorías
Etiquetas