Pujol se ha cobrado el sobreprecio por su contribución democrática

Publicado por el Jan 9, 2017

Compartir

El diario ABC de hoy publica en portada una noticia, extraída de una informe de la UDEF, sobre las maniobras monetarias que ha venido realizando Jordi Pujol Ferrusola, hijo mayor del ex presidente de la Generalitat Jordi Pujol, desde que comenzó  a ser investigado y que supondrían la evasión de unos cuatro millones y medio de euros.

Aunque por mi formación de jurista sé que se trata de un informe policial y que hay que esperar a que se dicte la verdad judicial que contienen las sentencia firmes, no puedo ocultar mi profundo rechazo al aparente “latrocinio” que ha orquestado, como si fuera una verdadera organización criminal, la familia del hasta hace muy poco “virrey” de Cataluña.

Poco después de reponerme del shock que me produjo en su día la noticia de tan execrable saqueo de los fondos de todos, no tardé en preguntarme sobre cuál sería la razón por la que alguien con sus innegables servicios a la consolidación de nuestra reciente democracia, en lugar de entrar en la historia manteniendo impoluto su nombre y su honradez, había tirado por los suelos sus aparentes prestigio y buena fama.

No descarto que haya otras razones, pero pienso que entre ellas estará la de que el ex president considera que ha dado tanto a España (facilitó el gobierno central del PSOE y del PP) que la satisfacción de haber servido los intereses públicos y las contrapartidas de todo tipo que se llevó Cataluña no fueron pago suficiente. Por eso, no hay que descartar que Jordi Pujol y toda su familia estuviesen convencidos de que todos los sueldos que recibieron y los honores y honras públicas estaban bien, pero que “la pela es la pela” y que restaba todavía un sobreprecio por cobrar que provendría del tenebroso fondo de reptiles que es la corrupción.

Es muy posible que el ex President sea un buen lector de Cervantes y que esté totalmente de acuerdo con las dos afirmaciones del autor del Quijote de que “al bien hacer jamás le falta premio” y “el mejor cimiento y zanja del mundo es el dinero”. Lo que es una pena es que no haya tenido en cuenta el refrán anónimo que reza: “aquel hombre que pierde la honra por el negocio, pierde el negocio y la honra”. La honra parece que ya la ha perdido y todo indica que cuando se haga justicia –una vez desesperantemente lenta en este caso- también perderá el negocio.  

Compartir

ABC.es

Puentes de Palabras © DIARIO ABC, S.L. 2017

Todos, incluso los menos interesados por la política, tenemos una ideología, es decir, un conjunto de ideas sobre el modo en que deben gestionarse los asuntos públicos. El ideario de cada uno es como los aluviones de un río: Más sobre «Puentes de Palabras»

Categorías
Etiquetas