Fernando Trueba, un humorista incomprendido

Publicado por el Nov 29, 2016

Compartir

Seguramente, muchos de ustedes recordarán las declaraciones que hizo el cineasta Fernando Trueba en septiembre de 2015 al recoger el Premio Nacional de Cinematografía, que pueden sintetizarse en la siguiente afirmación: “ni 5 minutos de mi vida me he sentido español”. Recientemente, el señor Trueba ha recogido la cosecha de tan poco fructífera simiente: su última película, “La Reina de España” con un presupuesto de 11 millones de euros, proyectada en más de 300 salas de cine y publicitada durante meses, solo ha recaudado en su primer fin de semana 387.000 euros.

Y claro no le sentó nada bien tener tan sonoro fracaso de taquilla, lo cual, además de afectarle a su orgullo, le obligará a rascarse –y eso si que le duele- el bolsillo.

Tal vez por eso, el pasado lunes en un coloquio sobre cine celebrado en Zaragoza declaró que había intentado hacer un discurso “humorístico” y no una “declaración institucional políticamente correcta”, lo cual finalmente no salió como él esperaba. Y tal vez por si aún estaba a tiempo de enderezar la escasa recaudación añadió: “me encanta este país”.

Claro que como la humildad no parece estar entre sus virtudes no se resistió a recordarnos que había hecho bastantes cosas por este país, como ganar un Oscar en 1993 con la película “Belle Époque” y pagar sus impuestos desde hace más de 20 años.

Cuando oí hace más de un año las declaraciones de Fernando Trueba no me parecía que las hiciera en tono de humor, sino que más bien la interpreté como un acto de soberbia. Tuve la impresión de que eran afirmaciones hechas por alguien que, sin tener la coherencia de rechazar un premio que le daba el gobierno de un país que denostaba, estaba plenamente convencido que recibía algo indiscutiblemente merecido y que no era más que un acto de justicia con tan eminente cineasta.

Según sus declaraciones actuales parece que me equivoqué y lo que hacía Trueba en aquel momento era humor. Pero si el humor, como escribió Karl Ludwig Börne, “no es un don el espíritu, sino del corazón”, tengo para mí que Fernando Trueba no puso en sus declaraciones el corazón suficiente como para que nos las tomáramos a risa.

Compartir

ABC.es

Puentes de Palabras © DIARIO ABC, S.L. 2016

Todos, incluso los menos interesados por la política, tenemos una ideología, es decir, un conjunto de ideas sobre el modo en que deben gestionarse los asuntos públicos. El ideario de cada uno es como los aluviones de un río: Más sobre «Puentes de Palabras»

Categorías
Etiquetas