Abstenerse en la investidura no es apoyar al PP

Publicado por el Oct 11, 2016

Compartir

En su afán de ocupar, aunque solo sea en los medios de comunicación, el puesto de partido líder de la oposición, Unidos Podemos está difundiendo interesadamente la grosera imprecisión de que si el PSOE se abstiene en la investidura de Mariano Rajoy habrá apoyado al PP. Y es que basta analizar las cosas con un mínimo de rigor para advertir de inmediato que “abstenerse” y “apoyar” son conductas claramente diferentes en cuanto a su contenido por mucho que en el caso de la investidura puedan desembocar en un resultado parecido.

Permítanme que recurra al mundo del Derecho para exponer razonadamente lo que acabo de anticipar, aunque con el fin de que se me entienda lo mejor posible voy a traducir a lenguaje corriente la a veces compleja terminología jurídica.

Se afirma repetidamente que los partidos políticos celebran una especie de contrato con sus electores que se documenta en el programa electoral, que consiste, como es sabido, en la declaración previa de lo que se compromete a defender la correspondiente formación política en el período electoral de que se trate. Es decir, en cada elección hay un intercambio de comportamientos entre el partido político que se compromete a desarrollar determinada actividad y el elector que se compromete a darle su voto. 

Si le pidiera a cada uno de ustedes que aislara la palabra clave de la relación entre el partido político y el elector, estoy seguro de que todos separarían la palabra “compromiso” o, como dice nuestro Diccionario de la RAE, “obligación contraída”. Pues bien –y por aquí aparece el Derecho- “toda obligación consiste en dar, hacer o no hacer alguna cosa”, dice nuestro Código Civil. Lo cual, traducido a lenguaje corriente, significa que los comportamientos a los que uno puede obligarse son tres y cada uno distinto del otro: dar algo, hacer algo o no hacer algo.

Si trasladamos estas ideas al acto político de la investidura, se ve con toda claridad que las posibles conductas del PSOE son también tres: dar el voto (que equivaldría a dar), votar en contra (que equivaldría a un hacer consistente en negar lo que se pide) y abstenerse (que es un no hacer algo: privarse de intervenir en la votación). Afirmar, por tanto, que un comportamiento de “abstenerse”, es decir, el “no hacer” de votar, es lo mismo que apoyar o votar a favor del candidato a la investidura es una intencionada manipulación de la realidad.

Es verdad que tanto el voto a favor como la abstención en las actuales circunstancias conducen al resultado de que Mariano Rajoy será investido presidente del gobierno. Pero también es verdad que el camino es distinto en cada caso: votar a favor, como harán Ciudadanos y Coalición Canaria, supondrá sumar sus escaños a los del PP, mientras que los que se abstuvieran del PSOE no se sumarían a ningún otro escaño, ni a los del no, ni a los del sí.

En el recuento, pues, de los escaños para la investidura, los votos del PSOE que se abstuvieran no figurarían ni entre los a favor, ni entre los en contra. Estarían en otra categoría que son las abstenciones que nunca podrían ser computadas ni entre los “apoyos” ni entre los “rechazos”. Por lo cual, incluir las abstenciones entre los apoyos es tan inexacto como considerarlas rechazos y ambas afirmaciones serían una interesada tergiversación de la realidad.   

Compartir

ABC.es

Puentes de Palabras © DIARIO ABC, S.L. 2016

Todos, incluso los menos interesados por la política, tenemos una ideología, es decir, un conjunto de ideas sobre el modo en que deben gestionarse los asuntos públicos. El ideario de cada uno es como los aluviones de un río: Más sobre «Puentes de Palabras»

Categorías
Etiquetas