El PP en la encrucijada

Publicado por el oct 4, 2016

Compartir

La palabra “encrucijada” significa, según el Diccionario de la RAE, “ocasión que se aprovecha para hacer daño a alguien, emboscada, asechanza” (2ª acepción) y “situación difícil en que no se sabe qué conducta seguir” (3ª acepción).

Pues bien, la situación en la que se encuentra actualmente el PSOE ha situado al PP ante esa doble posibilidad: puede aprovechar la ocasión para hacerle daño a su principal adversario político y está en una situación en la que no es fácil elegir la conducta a seguir. La cuestión gira en torno a si conviene o no ir a las terceras elecciones.

Estoy seguro que habrá no pocos simpatizantes del PP que no dudarían en aprovechar la ocasión para hacer el mayor daño posible al PSOE. Y no les sería difícil encontrar razones para justificar la bondad de convocar las terceras elecciones. Bastaría señalar, por ejemplo, que el partido socialista está donde está por haber reaccionado tarde contra el desesperante y dañoso bloqueo de Pedro Sánchez.  

Yo creo, en cambio, que la encrucijada en la que se encuentra el PP en este momento, es que no tiene muy clara qué conducta debe seguir. Pero no con respecto a la opción de convocar las terceras elecciones para dañar al PSOE, que considero descartada, sino sobre las condiciones de la investidura: ¿se aprovecha la debilidad del PSOE para pedir ahora condiciones o se le pide tan solo que se abstenga total o parcialmente?

Comprendo a todos aquellos que piensen que ahora es el momento de pedir condiciones para la investidura. Eso sería obtener estabilidad y no sería dañar al PSOE, sino beneficiar la gobernabilidad. Pero para pronunciarme, estimo que es mejor contemplar globalmente la cuestión y analizar desde dónde veníamos el 26 de junio, dónde nos encontramos hoy, y a quién se debe esta nueva situación.

Los resultados del 26 de junio no permitieron al PP lograr la investidura de Rajoy. En la fracasada investidura del presidente en funciones el veto bloqueante del PSOE fue decisivo. Ahora, está más cerca que nunca la investidura exitosa de Mariano Rajoy. ¿Por qué? Pues por la reacción de un grupo de socialistas sensatos que arrostrando todo tipo de dificultades internas y jugándose su futuro con un sector del partido, dieron un paso al frente que va a hacer posible la investidura.

A ese grupo de socialistas patriotas que nos han acercado a la estabilidad, ¿les debe responder el PP poniéndoles nuevas dificultades?  No me parecería sensato, ni creo que se lo merezcan. Estamos en un momento de generosidad y de grandeza, y no de acogotar al que está exhausto tras una dura batalla que tiene que seguir dando. A lo que cabría añadir que “dañar al PSOE” con unas nuevas elecciones supondría dejar como principal partido de la izquierda a una formación radical que viene del antisistema y que se sigue alimentando de las heridas de la crisis.

Compartir

ABC.es

Puentes de Palabras © DIARIO ABC, S.L. 2016

Todos, incluso los menos interesados por la política, tenemos una ideología, es decir, un conjunto de ideas sobre el modo en que deben gestionarse los asuntos públicos. El ideario de cada uno es como los aluviones de un río: Más sobre «Puentes de Palabras»

Categorías
Etiquetas