Pedro Sánchez, el falaz

Publicado por el sep 28, 2016

Compartir

En el artículo inmediatamente anterior a éste, recordaba que la sin par trayectoria política de Pedro Sánchez me había llevado a calificarlo como el nuevo “Empecinado”, “Doctor NO”, el principal percebe de una piña que se aferra a la “roca” del poder, “Don Limpio” el abrillantador mágico de casa ajena, y, tras las elecciones gallegas y vascas, el “imbatible perdedor”. Hoy añado a esa larga lista el adjetivo “falaz” porque es “embustero y falso” y dice “mentiras” con la intención de dañar a alguien.

En efecto, tras las citadas elecciones autonómicas, Pedro Sánchez ha situado la situación política de crisis del PSOE en un planteamiento embustero con la finalidad inmediata de seguir aferrándose al poder y con la mediata de dañar a su partido. Veamos.

El planteamiento es embustero porque él dirige intencionadamente el foco del problema a la cuestión de si el PSOE debe facilitar con la abstención la investidura de Rajoy, cuando la principal cuestión que tiene planteada el PSOE es la continua sangría de votos que le viene haciendo obtener en cada convocatoria electoral el record del peor resultado de dicho partido. Es decir, Sánchez reprocha a algunos compañeros significados del partido que “no parecen” lo suficientemente de izquierdas como él porque propugnan que se facilite el gobierno del “maléfico” Rajoy, cuando por lo que se rebelan legítimamente esos compañeros es porque el barco socialista va a la deriva y en rumbo de colisión para naufragar contra las rocas.

La cuestión no es, por tanto, el asunto puntual de facilitar la investidura, sino otra cuestión de gran calado como es la “refundación” del partido que parece haber perdido la conexión que tenía con el pueblo español, toda vez que desde la instauración de la vigente democracia ha sido el partido que más tiempo ha estado en el poder. Y para eso, se necesita tiempo en la oposición y no urgencias para auparlo a él al poder.

Este planteamiento falso que ventila en los medios para distraer a los militantes socialistas de buena fe está dañando al PSOE y a España (su pertinaz bloqueo va suponer, entre otras cosas, que la UE sancione a España con una multa de miles de millones de euros que, por supuesto, no la pagará él, sino los españoles). Y este daño le resulta irrelevante porque lo que quiere realmente el señor Sánchez es seguir intentando un imposible que las urnas le dejan cada vez más claro: que el pueblo no confía en él.

Si alguna vez durante su porfiada obsesión contra el señor Rajoy y su matraca del gobierno del “cambio” tuviera unos momentos de lucidez espontánea –y por si no lo es la convierto yo ahora en sugerida- le animaría a pensar si el verdadero “cambio” que quiere el pueblo español es que deje de ser él cabeza de cartel del PSOE. Pruebas para pensarlo hay de sobra para cualquier mente no ofuscada.

Compartir

ABC.es

Puentes de Palabras © DIARIO ABC, S.L. 2016

Todos, incluso los menos interesados por la política, tenemos una ideología, es decir, un conjunto de ideas sobre el modo en que deben gestionarse los asuntos públicos. El ideario de cada uno es como los aluviones de un río: Más sobre «Puentes de Palabras»

Categorías
Etiquetas